La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) advirtió que los trabajadores y hogares con ingresos más bajos serán los más afectados por la crisis generada por el Covid-19, al tiempo que no descartó por completo que se produzca un segundo brote del virus en el país norteamericano.

Así se desprende de las actas de la reunión de política monetaria celebrada por el banco central a finales de abril, en la que los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), el máximo órgano de decisión de la Fed, debatieron sobre la situación económica del país. En el mes de abril, el paro se disparó hasta un récord del 14,7%, tras destruirse más de 20 millones de empleos.

En el cónclave, la Fed subrayó que cualquier desempeño futuro de la economía dependerá directamente de la evolución del actual brote de coronavirus y de las medidas que se tomen para frenarlo. Además, dada la elevada incertidumbre sobre las perspectivas económicas, la Fed ha alertado de que hay tantas probabilidades de que se cumpla su escenario base, que el virus se frene y la economía se recupere este año, como su escenario más pesimista, donde un segundo brote surgirá a finales de 2020 y el daño económico será todavía mayor.

Los miembros del FOMC compartieron durante el encuentro información procedente de sus distritos en la que se indicaba que "las cargas de la presente crisis caerán de forma desproporcionada sobre los hogares más vulnerables y financieramente más limitados".