La Reserva Federal de Estados Unidos empezará a evaluar una reducción de su esquema de recompra de activos de 120 mil millones de dólares mensuales, en un complejo primer paso hacia la disminución de los estímulos monetarios implementados durante la pandemia.

La discusión del tema podría empezar en las reuniones de esta semana del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC por sus siglas en inglés) y continuar durante los próximos meses, mientras los funcionarios analizan una recuperación económica más fuerte y los mayores niveles de inflación.

Jeremy Powell, el presidente de la Fed, dijo que procedería con cautela y avisaría con tiempo respecto a los planes del banco central para "disminuir paulatinamente" las compras de bonos.

Tranquilidad

La Fed indicó que tendría que ver "un nivel sustancial de avance adicional" en cuanto a sus metas, ya que si bien podría haberse logrado un objetivo en cuanto a inflación, la recuperación del mercado laboral ha sido menos robusta y sigue con incertidumbres.

El banco central de EEUU ha indicado que la disminución en la compra de activos no será determinada por un cronograma fijo, sino por la evolución de la economía. Asimismo fijó aún más parámetros para fomentar el aumento de las tasas de interés, las cuales actualmente son cercanas a cero, cifra que han mantenido desde comienzos de la pandemia.

La autoridad monetaria está en una posición relativamente cómoda a comienzos de su evaluación, dada la calma en los mercados financieros. Los precios de la bolsa están cerca de sus máximos históricos y el rendimiento del Tesoro a 10 años ha caído en semanas recientes, aun cuando los datos de inflación han reflejado un incremento de precios más fuerte de lo que se esperaba.

"Han logrado que el mercado crea que estas cifras de inflación muy altas son transitorias. Eso es exactamente lo que deseaban. Y lo han logrado", dijo Randall Kroszner, profesor en la escuela de negocios de la Universidad de Chicago y también exgobernador de la Fed.

Powell también es consciente de que la Fed no puede actuar muy lentamente en la disminución. Arriesga ser criticado por complacencia si la recuperación se acelera más de lo esperado y se empiezan a materializar los temores sobre recalentamiento.

Puntos de vista

Ian Shepherdson, de Pantheon Macroeconomics indicó que los mercados deberían ser "bastante elásticos" respecto al proceso de disminución de la Fed. "Se está volviendo mucho mas difícil justificar una flexibilización cuantitativa de un billón de dólares anuales cuando la economía claramente está rebotando fuertemente", comentó.

Ser demasiado agresivos hacia la disminución tendría sus propios peligros, dijo Jeremy Stein, actualmente economista de Harvard University y ex miembro de la junta de gobernadores de la Fed. Podría socavar el mensaje del banco central respecto a que la inflación está bajo control y que al mercado laboral le falta mucho para estar totalmente sano.

"La Fed ha estado intentando presentar su visión, de manera razonablemente convincente, respecto a que una gran parte de esta inflación es transitoria, y no hay que preocuparse por ella. El riesgo es que si aceleran la disminución ahora, el mercado tome eso como una señal de que están empezando a ver una inflación un poco más permanente", dijo.