La inversión extranjera directa en Brasil se desplomó desde los USD5.100 millones en abril de 2019 hasta los USD234 millones en abril de 2020, la menor cifra para este mes desde 1995, según informó el Banco Central brasileño y reportó la agencia EFE.

Esto muestra que la postura negacionista del presidente Jair Bolsonaro ante el agravamiento de la pandemia en Brasil, segundo país con más contagiados en el mundo, está erosionando la imagen del país en el exterior y golpeó la confianza de los inversores extranjeros en la mayor economía de América del Sur.