El gobierno de la India presentó una regulación de los bienes digitales y las criptomonedas con importantes medidas de corte impositivo y fiscal que pretende empezar a aplicar en 2023.

De acuerdo con la agencia Reuters, entre esas medidas se establece la creación de una rupia digital basada en blockchain, una deducción en impuestos del 1% en las transacciones y pagos con criptomonedas para la compra de bienes digitales y un impuesto del 30% sobre los ingresos por transferencias de bienes digitales como las criptomonedas o los NFT. 

La propuesta del impuesto del 30% equiparará los bienes digitales con los productos que tributan las tasas más altas. Se trata de un impuesto al vicio ('sin tax') que ya se aplica en India a productos como el tabaco o los coches de lujo, con una alícuota del 28 por ciento.

En Europa recibe el nombre de Impuestos sobre consumos específicos y es habitual que productos que se quieren controlar como el alcohol o las joyas tengan estos impuestos especiales. Bajo la opinión del gobierno indio, las criptomonedas deben entrar (de forma legal) en esta categoría.

Sin deducciones

El ministro de Finanzas, Nirmala Sitharaman, explicó que "no se permitirá ninguna deducción con respecto a los gastos, excepto el propio coste de adquisición" y que "la pérdida de la transferencia de activos digitales no se podrá compensar". En el caso de los regalos, también se propone que sean gravados al destinatario. De esta forma se aspira a cubrir la mayoría de las transacciones relacionadas con las criptomonedas.

Según apunta el sitio TechCrunch, el crecimiento durante el último año en plataformas como WazirX, propiedad de Binance, ha sido del 1.735%, superando los 43.000 millones de dólares en volumen de operaciones. Es un ejemplo concreto de una de las plataformas más populares de India y reflejo del importante auge que están viviendo las criptomonedas en ese país.

Frente a este crecimiento, el ministerio de finanzas decidió avanzar con la nueva regulación que esperan poder aplicar entre finales de este año y principios de 2023. Para esa fecha el Banco Central Indio proyecta introducir su rupia digital, basada en la tecnología blockchain.

El banco central de la India ha expresado en el pasado una "seria preocupación" respecto a las criptomonedas, bajo el argumento de que podrían causar inestabilidad al sistema financiero.