La NASA captó desde su satélite Landsat 8 cómo el agua del lago Lonar, en la  India, cambió de color en cuestión de días, ya que pasó de un tono verde a uno rosado entre el 25 de mayo y el 10 de junio. Científicos intuyen que el cambio de color se debe a la aparición de algas o al aumento de la salinidad.

Este lago es el tercero más grande formado en el cráter de un meteorito, el cual se estima golpeó el planeta hace unos 35 mil años, dejando un agujero de 60 metros de diámetro. Su origen se confirma por la presencia de maskelynite, un vidrio natural que solo aparece con impactos de velocidad extremadamente alta. Además, es la única estructura de impacto en basalto fresca de la Tierra, por lo que sirve para estudiar los cráteres de Marte y la Luna, de composición similar.

El Lonar está ubicado en el estado de Maharashtra, en el centro-oeste de la India. Allí, el clima seco y cálido de la zona favoreció ciertos factores como la evaporación para hacer que baje el nivel del agua y aumente su salinización. Fue identificado como un sitio geográfico único por un oficial británico llamado CJE Alexander en 1823.

Así está el lago en la actualidad

Los científicos tomaron muestras del lugar para entender el cambio, aunque creen que el aumento de salinidad puede ser un factor importante que explique ese cambio de color. La otra hipótesis se basa en un aumento de la salinidad del lago, que pudo provocarse por el descenso de niveles de agua, causados por el clima seco de la zona.

Expertos recuerdan que la química del Lonar respalda el crecimiento de una familia de bacterias conocidas como halobacteriaceae. Estos organismos prosperan en condiciones altamente salinas, y algunos producen un pigmento rojo llamado bacteriorrodopsina que absorbe la luz solar y la convierte en energía. Cuando las halobacterias florecen en grandes cantidades, el agua en el que se encuentran puede tomar un tono rojizo.

No hubo mucha actividad humana debido al confinamiento que también podría haber acelerado el cambio”, explica Madan Suryavashi, jefe del departamento de geografía de la Universidad de Maharashtra Babasaheb Ambedkar.

Gajanan Kharat, geólogo de India, recordó que el Lonar había cambiado su color anteriormente, pero nunca se tornó de un color rojo tan intenso: ”Se ve particularmente rojo este año porque este año la salinidad del agua ha aumentado. La cantidad de agua en el lago se ha reducido y el lago se ha vuelto menos profundo, por lo que la salinidad ha aumentado y provocó algunos cambios internos”.

Sin embargo, este fenómeno, aunque misterioso, no es único. En Australia, un alga unicelular científicamente conocido como Dunaliella salina, tiene color verde. Pero, cuando recibe mucha luz, pasa a ser más rojo anaranjado. Eso hace que el agua del lago se tiña al reflejarlos. Algo similar le sucede al lago Urmia de Irán durante la primavera y el verano, cuando el lago se vuelve más pequeño y salado, lo que provoca que los microorganismos muestren sus colores.

El lago Urmia, en irán, es uno de los tantos ejemplos sobre el agua rojiza

También se vio un fenómeno parecido en noviembre de 2018 en una pequeña laguna de la Cañada del Hoyo en Cuenca, España. Ésta se tiñó de un color magenta, por un aumento de microorganismos bacterianos. Un año atrás hubo un suceso similar en el lago del parque Westgate en Victoria (Australia), que cambió de color por el aumento de la salinidad combinado con altas temperaturas, el sol y las lluvias.