El producto interno bruto (PIB) global disminuirá un 4,5% en 2020, lo que representa una mejora de 1,5 puntos porcentuales comparado con las estimaciones de junio, según el informe de septiembre de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos ( OCDE).

"Se estima que el PIB mundial disminuirá un 4,5% este año antes de aumentar un 5% en 2021", dice el documento, reflejado por el sitio web Sputnik.

Estas estimaciones difieren de las realizadas por la OCDE en junio de 2020: en aquel pronóstico se esperaba una disminución global del PIB del 6% en 2020 y un incremento del 5,2% en 2021.

Si las amenazas planteadas por la COVID-19 desaparecen más rápido de lo esperado, la actividad económica mundial tomará un mayor impulso en 2021, estima el organismo.

"Sin embargo, un resurgimiento más fuerte del virus o medidas de aislamiento más rigurosas podrían recortar 2-3 puntos porcentuales el crecimiento global en 2021, con un mayor desempleo y un período prolongado de inversión débil", señala el informe.

Para finales de 2021 la mayoría de los países no lograrán alcanzar niveles de producción previos a la pandemia del COVID-19, según la OCDE, lo que resalta el riesgo de costos a largo plazo.

El pronóstico mejoró en dos puntos porcentuales en comparación con el del junio, cuando la organización esperaba una caída en 9,1%, en caso de que no hubiera una segunda ola del coronavirus.

En 2021 la OCDE sigue esperando el restablecimiento de la economía de la eurozona, aunque empeoró el pronóstico. Ahora la organización prevé el crecimiento del PIB de la región en 5,1%, frente a 6,5% en junio (según el escenario que no prevé una segunda ola del COVID-19).

En junio, por la incertidumbre en relación con la pandemia, la OCDE examinaba dos escenarios del desarrollo de la economía en 2020 y 2021: uno suponía la segunda ola de la pandemia para finales de este año, y otro preveía que se lograba evitar el segundo brote.

Además, la OCDE revisó al alza las previsiones del crecimiento del PIB de China para 2020 en 1,8 por ciento.

En junio, la OCDE estimó que la economía del país se contraería un 2,6% a menos que hubiera una segunda ola de coronavirus. El pronóstico para 2021 también se revisó al alza, con un aumento del 8%, en vez del 6,8% pronosticado en junio.

"China experimentó una recuperación más pronunciada de lo esperado y, al final del segundo trimestre, la actividad económica volvió rápidamente a los niveles previos a la pandemia, con la ayuda de una importante inversión en infraestructura", señala la OCDE.

La OCDE estima también la caída del 3,8% del PIB estadounidense para 2020, lo que supone una mejora de 3,5 puntos porcentuales frente a las estimaciones de junio, cuando había pronosticado que la economía estadounidense se contraería un 7,3% a menos que hubiera una segunda ola de coronavirus.