Canadá tiene que recortar las emisiones procedentes de la explotación de los pozos petrolíferos en las arenas bituminosas del noroeste del país para cumplir sus compromisos climáticos, según un informe divulgado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

El informe señaló que, "sin una drástica reducción de la intensidad de las emisiones del sector de las arenas bituminosas, el aumento proyectado en la producción de petróleo puede arriesgar gravemente los logros en los objetivos de reducción de Canadá". Nathalie Girouard, de la OCDE, explicó en un comunicado que "Canadá sigue siendo una de las economías que consume más energía, recursos y carbono con una gran riqueza de recursos naturales que necesitan protección".

La OCDE subrayó que Canadá es el cuarto emisor de gases con efecto invernadero de entre los 35 países que forman la organización. Y, aunque redujo sus emisiones desde 2004 un 1,5 %, el conjunto de países de la OCDE consiguió una reducción del 4,7 % en ese mismo periodo.

La organización también solicita a Canadá que proteja más áreas de su territorio para que se acerque a los objetivos de la ONU para 2020, que establecen un 17 % de los territorios nacionales y un 10 % de las zonas marinas y costeras.