Los ministros de Comercio e Inversión del Grupo de los 20 ( G20) se comprometieron a cooperar para mitigar el impacto de la pandemia de Covid-19 sobre el comercio y la inversión, y en ese contexto avanzar en una necesaria reforma de la Organización Mundial del Comercio ( OMC) y el sistema comercial multilateral.

En una declaración emitida después de la segunda Reunión Ministerial de Comercio e Inversión extraordinaria y virtual, los funcionarios dieron su respaldo a las "Acciones del G20 para apoyar el comercio y la inversión mundiales en respuesta a la Covid-19" preparadas por el Grupo de Trabajo de Comercio e Inversión.

Esta semana se inicia el proceso de recepción de candidatos a sucede al portugués Roberto Azevedo como secretario general de la OMC, que se extenderá hasta julio próximo. El sucesor de Azevedo (quien renunció un año antes de que se venciera su mandato) deberá encarar el proceso de reformas, con el trasfondo de la pelea entre Estados Unidos y China que, pese al acuerdo cerrado a fines del año pasado, promete nuevos capítulos en el futuro cercano.

El presidente estadounidense, Donald Trump, bloqueó en los últimos meses el nombramiento de nuevos integrantes del Organo de Apelación del organismo comercial internacional, lo que lo volvió prácticamente irrelevante. Al mismo tiempo que reclamaba una "profunda reforma" de la OMC.

Expertos consideran que la recuperación del comercio internacional será una tarea casi imposible sin mecanismos de resolución de conflictos comerciales que funcionen, y creen que solo una vez resuelto este problema se podrá pensar en nombrar un nuevo director general.

Si en algo hay consenso, no obstante, es en la necesidad de una reforma de la organización, pero los enfoques difieren, ya que mientras EEUU pone el foco en lograr el retiro de la autodesignación como país en desarrollo, China considera que el sistema de selección de jueces es uno de los grandes defectos que tiene la Organización Mundial del Comercio hoy en día.

Estados Unidos tiene poder de veto en ese sistema, ya que tanto la OMC como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial fueron fundados por iniciativa estadounidense tras la Segunda Guerra Mundial.

"Los mecanismos de la OMC pueden satisfacer los intereses de todas las partes. Porque el comercio internacional sigue el principio de "Yo te tengo a ti, tú me tienes a mí". Por lo tanto, el nombramiento de nuevos jueces y el restablecimiento del Órgano de Apelación deben abordarse lo antes posible (...). No se deben comprometer los intereses de otros países para proteger los intereses de un solo país, la ley de la selva no funciona", dijo al sitio web Sputnik el analista y experto del Instituto de Estudios Financieros Chongyang de la Universidad Popular de China, Liu Ying.

La reforma de la OMC promete ser de todo, menos fácil. No obstante, para recuperar la economía internacional, algo imprescindible una vez pasada la pandemia del coronavirus, es vital que se recupere el comercio internacional. Y para ello, los países tendrán que cooperar, buscar compromisos y adaptarse a las nuevas condiciones del orden económico, que quedarán trastocadas severamente luego del paso del Covid-19.