A partir de hoy, uno de los tres pilares primordiales en que se basa la Organización Mundial de Comercio (OMC), el sistema de solución de diferencias, deja de funcionar a instancias de Estados Unidos.

Las otras dos funciones esenciales de OMC son, por una parte, la administración de los acuerdos derivados de la Ronda Uruguay, y por otra, la negociación de nuevas disciplinas y reducción de aranceles y otras barreras al comercio. Pero a partir de hoy, el Órgano de Apelación, una segunda instancia en la solución de disputas, será paralizado al sólo quedar con uno sólo de sus siete jueces (expertos, para la OMC), por la negativa de Estados Unidos a reemplazarlos.

El gobierno de la principal potencia mundial tomó esa decisión como una medida de presión para generar una reforma interna de la OMC. Washington dijo en repetidas ocasiones que el organismo sobrepasa su mandato y crea leyes en lugar de interpretar los acuerdos. No obstante, la organización lleva resueltas casi 600 disputas, y Estados Unidos ha sido un usuario activo del sistema de solución de controversias.

Desde 2016, Estados Unidos ha vetado el nombramiento de panelistas para el Órgano de Apelación de la OMC (el organismo de siete miembros que revisa las apelaciones de los miembros de la OMC de las conclusiones de un panel en un caso de disputa), ya que sus periodos en funciones expiraron.

Esto ha dejado al Órgano de Apelación con tres panelistas, el número mínimo para escuchar una apelación. Hoy, 10 de diciembre de 2019, los términos de dos de los juristas restantes expiran, dejando al órgano incapaz de escuchar nuevos casos, e incluso de terminar los casos existentes.

En tanto, en una reunión de todos los Miembros de la OMC, el Director General, Roberto Azevêdo, dijo que iniciaría consultas de alto nivel más intensas sobre la manera de resolver la prolongada situación de bloqueo sobre el nombramiento de los Miembros del Órgano de Apelación.

Por su parte la Unión Europea, que ha tratado de crear una alternativa temporal al Órgano de Apelación, anunció que presentará una herramienta legal esta semana que le permitirá imponer sanciones comerciales contra los países incluso después de que el sistema de la OMC se congele, informó el diario The Financial Times.