Los miembros de la ONU, excepto Estados Unidos, abrieron aye una ronda negociaciones para establecer un pacto global que ordene, legitime y torne más seguras las migraciones, un proyecto del que Donald Trump retiró a su país el año pasado.

Se espera que el Pacto Global sobre Migración, como fue bautizado, sea firmado en una cumbre en diciembre, en Marruecos, y se convierta en un primer acuerdo vinculante entre gobiernos para cubrir las dimensiones de la migración internacional de una manera completa".

Negociado bajo el auspicio de la ONU, el pacto tuvo su primera declaración en 2016, en la que se estableció como objetivo una "migración segura, ordenada y regular".

Un proceso de reuniones negociadoras empezó en abril de 2017 y, desde hoy, la Asamblea General celebra una conferencia con vista a adoptar ese pacto mundial.

El objetivo es "incrementar la cooperación sobre la migraciones internacionales en todas sus dimensiones", subraya el proyecto de 25 páginas para "las migraciones seguras, ordenadas y legítimas".