La agencia de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), advirtió que los precios de los alimentos subieron un 39,7% en mayo en términos anuales hasta alcanzar niveles de 2011. 

La reapertura de las economía desarrolladas no hace más que añadir presión a los productores de alimentos de todo el mundo. La pandemia solo evitó temporalmente la tormenta perfecta sobre el sector alimentario. Según un artículo en elEconomista. es "la voracidad de China por cereales básicos, como el trigo, o la soja, productos que sirve de base de alimentación para buena parte del mundo y para la industria cárnica, la grave sequía que sufre Brasil, una de las principales despensas del planeta y los precios disparados de los aceites vegetales para responder a la demanda energética del biodiesel están detrás de un incremento histórico de los precios de los alimentos".

Aceites

El índice de la FAO suele marcar el precio de venta en muchos mercados mayoristas. Está compuesto por varios subíndices de precios de aceites, de azúcar, cereales, precios de la carne y productos lácteos. El índice principal se situó en mayo de 2021 en un promedio de 127,1 puntos, es decir, 5,8 puntos (un 4,8 %) más que en abril y 36,1 puntos (un 39,7 %) más que en el mismo período del año pasado. Para encontrar un nivel tan elevado hay que remontarse a septiembre de 2011.

Los mayores incrementos se dieron en los aceites. La FAO explica que el subíndice refleja la suba de los valores de los aceites de palma, soja y colza. Las cotizaciones internacionales del aceite de palma se mantuvieron en una trayectoria alcista en mayo y alcanzaron su nivel más elevado desde febrero de 2011. En cuanto al aceite de soja, las perspectivas de robustez de la demanda mundial, especialmente del sector del biodiésel, favorecieron el aumento de los precios, mientras que los valores internacionales del aceite de colza se vieron sostenidos por la continua escasez de la oferta mundial. El índice de los aceites vegetales se disparó prácticamente un 100%, respecto del nivel de hace un año. Mientras los cereales registraron una suba del 6% más que en abril y un 36,6 % por encima de su nivel de mayo de 2020.

El índice de precios del azúcar de la FAO aumentó un 6,8% respecto de abril, principalmente a causa de los retrasos en las cosechas y la preocupación ante el menor rendimiento de los cultivos en el Brasil, el mayor exportador de azúcar del mundo, si bien los grandes volúmenes de exportaciones procedentes de la India contribuyeron a moderar el aumento repentino de los precios.

Carnes

Respecto de la carne, el índice de precios de la FAO se incrementó en un 2,2% respecto de abril, en razón de la suba de las cotizaciones de todos los tipos de carne a raíz de la aceleración del ritmo de las importaciones en China, así como del crecimiento de la demanda interna de las carnes de aves de corral y de cerdo en las principales regiones productoras.

El índice de precios de los productos lácteos de la FAO subió un 1,8% en el mes, situándose en promedio un 28% por encima de su nivel de hace un año. El incremento obedeció a la sólida demanda de importaciones de leches desnatada y entera en polvo, mientras que los precios de la mantequilla descendieron por primera vez en casi un año a causa del aumento de los suministros para la exportación en Nueva Zelanda.