El responsable de Asuntos Políticos de la ONU, Jeffrey Feltman, dijo que tras su reciente visita a Corea del Norte cree hay una "puerta entreabierta" para una salida negociada a la crisis con el país comunista por sus ensayos nucleares y de misiles.

"El tiempo dirá sobre el impacto de nuestras conversaciones, pero creo que dejamos la puerta entreabierta. Y espero firmemente que la puerta para una solución negociada ahora se abra del todo", dijo Feltman a periodistas.

El diplomático estadounidense informó al Consejo de Seguridad de la ONU sobre los resultados de la visita que efectuó a Pyongyang, la capital norcoreana, la semana pasada, el primer contacto en profundidad entre la organización y el gobierno norcoreano en casi ocho años.

Feltman explicó que Pyongyang no le ofreció ningún compromiso sobre su disposición a negociar con la comunidad internacional, pero sí se mostró favorable a continuar el diálogo con Naciones Unidas.

El funcionario dio a entender que Pyongyang centró buena parte de las conversaciones en la tensión que vive con Estados Unidos y dijo que él recordó a las autoridades del país que, en lo que respecta a su programa nuclear y de misiles, hay un consenso internacional claro.

"La comunidad internacional está tanto comprometida con una solución pacífica y política a la situación" como "unida en su oposición a la búsqueda de armas nucleares" por parte de Corea del Norte, recalcó.

Feltman, desde un punto de vista personal, reconoció que su visita al país asiático fue sin duda "la misión más importante de su carrera".

"Sentí la responsabilidad sobre mis hombros durante el tiempo que estuve allí, admitió. Tanto la ONU como el régimen de Kim Jong-un consideraron durante las conversaciones que encabezó Feltman que la situación que se vive en la península de Corea es la "más tensa y peligrosa del mundo" actualmente.