La pandemia de coronavirus caló hondo en las desigualdades ya existentes y profundizó el retroceso de las economías del mundo. Más intenso es el efecto en los sectores informales, donde las mujeres están sobrerrepresentadas y donde se requiere un trabajo mayor de los Estados y del sector privado para corregir las brechas de género.

Así lo analizó María Noel Vaeza, directora regional de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe, quien advirtió la necesidad de "invertir en políticas de cuidado" y en aplicar un enfoque de género para revertir los efectos del Covid-19 tanto en la macroeconomía como en las políticas fiscales.

"Es una inversión que genera un triple dividiendo: contribuye al bienestar de las personas, permite la creación directa e indirecta de empleo de calidad y facilita la participación de mujeres en la fuerza de trabajo, lo que supone un retorno al estado de impuestos y una mayor renta a las familias", indicó al participar del webinar regional 5by20 #LasMujeresTransforman organizado por Coca-Cola Argentina.

Según datos de la CEPAL y el FMI, se prevé una contracción real del PBI del 8%, la población de América Latina y el Caribe llegará a casi 38% de pobreza. Retrocesos que tendrán un efecto mayor en las mujeres de la región ya que entre los trabajadores de la economía informal que sufrieron un impacto significativo por la pandemia, el 42 % son mujeres y están en sectores de alto riesgo. Ellas constituyen el 74% de los empleados en el sector sanitario y social, y el 78% en el sector de servicios, que son los que más han sufrido un parate por las cuarentenas.

La necesidad de procesos de compra inclusivos

Para Vaeza, “es necesario fortalecer tanto la inversión pública como privada en establecer sistemas nacionales de cuidado, y que la macroeconomía y las políticas fiscales tengan enfoque de género".

"El presupuesto de la nación es el gran instrumento de desarrollo humano cuando hace las cosas de manera inclusiva", aseguró. En Argentina, el Presupuesto 2021 que está próximo a convertirse en ley contempla un 15% del gasto previsto en políticas con impacto de género.

Y continuó: "Por eso bregamos por que existan compras inclusivas al Estado, un campo enorme donde hoy las mujeres no tienen cabida”. Según explicó, la cantidad de licitaciones ganadas por empresas lideradas por mujeres es menor a las encabezadas por varones.

María Noel Vaeza, directora de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe

Por su parte, Gala Díaz Langou, directora del Programa de Protección Social del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), de Argentina, remarcó que “garantizar una mayor igualdad en la economía para todas y todos debería ser un imperativo por el simple hecho de que se trata de igualar las oportunidades que tienen las personas, pero además porque las organizaciones y los países que tienden a una mayor y mejor inclusión también perciben retornos”.

Coincidió, en este sentido, con la importancia de políticas públicas “como los procesos de compras que tiendan a una mayor diversidad” y destacó la importancia de la articulación del sector público con el privado, que “tiene un rol de corresponsabilidad”.

Qué es 5by20

 

5by20 es una iniciativa para impulsar y brindar herramientas para emprendimientos de mujeres alrededor del mundo. En Argentina, La iniciativa alcanzó a más de 10.000 mujeres de todo el país con actividades que apuntaron a neutralizar las barreras más duras que enfrentan cuando se trata de su independencia económica.

“En cada país nos asociamos con gobiernos y organizaciones locales, y junto a ellos desarrollamos programas específicos de formación en gestión de negocios y redes de mentorías entre pares”, detalló durante su exposición Ángela Zuluaga, vicepresidenta sénior de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad para América Latina de Coca-Cola.

En Argentina, la empresa se asoció con la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA) y Fundación Global para llevar adelante en todo el país el programa 20+20, mujeres liderando el cambio, que ofreció herramientas en administración, tecnología y marketing para que las kiosqueras potencien sus negocios.

Asimismo, y de la mano del posgrado en agronegocios de la Universidad de Buenos Aires ( UBA), se entregaron becas a mujeres para continuar sus estudios.