Miles de opositores se concentraron hoy en una plaza del centro de Moscú para apoyar un boicot a las elecciones presidenciales del próximo 18 de marzo, a las que consideran manipuladas por el gobierno, y la Policía de Rusia detuvo a 243 personas en todo el país, entre ellos al organizador de la convocatoria, el líder opositor, Alexey Navalny, antes de que llegara a la multitud. 

"Me detuvieron. Pero no tiene importancia. Vayan a Tverskaya. No van por mí, sino por ustedes y su futuro”, escribió Navalny en su cuenta de Twitter, cuando recién comenzaban a llegar los manifestantes a la plaza Pushkinskaya. 

En Moscú y San Petersburgo, miles de manifestantes se concentraron, primero en plazas de sus ciudades y luego recorrieron las calles más céntricas al grito de “huelga”, “Putin es un ladrón”, “ Rusia sin Putin” y “Navalni es nuestro presidente”, entre otros.

En tanto, la ONG OVD-Info, que hace seguimiento de persecuciones políticas en Rusia, informó a la prensa que hubo unas 243 personas detenidas. 

Sobre Navalny, la policía de Moscú denunció ante las cámaras de televisión que el líder opositor “provocó” a sus agentes y, por eso, fue detenido mientras caminaba por la calle, según el canal opositor Dozhd.

Según sus colaboradores, Navalny pasará las próximas horas en una comisaría a la espera de que un juez determine la conden. por violar las normas de celebración de actos públicos.

No es la primera vez que Navalny es detenido por la Policía antes de encabezar una protesta contra el gobierno del presidente Vladimir Putin. Por eso, casi como si fuera parte de la dinámica política del país, sus simpatizantes continuaron con la convocatoria y la plaza Pushkinskaya se llenó. 

Según mostraron fotos y grabaciones tomadas por los manifestantes y difundidas por las redes sociales, la Policía copó las calles aledañas de la plaza con colectivos, camiones y coches policiales.

La protesta del centro de Moscú fue apenas una de las convocatorias en el país. Los seguidores de Navalny se concentraron en varias ciudades rusas y algunas fueron reprimidas. 

Navalny decidió convocar a manifestaciones en todo el país luego que todas las instancias judiciales de Rusia le prohibieron presentarse como candidato y rival de Putin en las próximas elecciones. El argumento es que tiene antecedentes penales por un caso de corrupción, que el propio opositor siempre rechazó y tildó de persecución políticas. 

Las encuestas pronostican que Putin será reelecto en marzo próximo sin ninguna dificultad y sin rivales de peso enfrente