El capitán Tom Moore, un hombre de 100 años que se convirtió en un héroe nacional en Reino Unido al recaudar millones de libras para los trabajadores de la salud durante la pandemia del Covid-19, se convertió en «Sir Tom» este viernes cuando la Reina Isabel II lo hizo caballero.

El veterano de la Segunda Guerra Mundial recaudó una suma récord de 33 millones de libras (unos 36 millones de euros- 41,2 millones de dólares) al dar 100 vueltas a su jardín con la ayuda de una andadera, el pasado mes de abril durante el confinamiento.

Aunque todas las investiduras que debían celebrarse en junio y julio en el palacio de Buckingham, en Londres, fueron aplazadas por el nuevo coronavirus, se hizo una excepción para el "Capitán Tom", que conquistó el corazón de los británicos.

Rodeado de su familia, Moore fue elevado al rango de caballero en el patio del castillo de Windsor por la reina, que utilizó la espada que perteneció a su padre, el rey Jorge VI, respetando las reglas del distanciamiento social.

Tom Moore, un veterano de la Segunda Guerra Mundial 

Horas antes de la ceremonia, Moores utilizó las redes sociales y publicó: "Nunca podría haber imaginado que esto me pasaría a mí". Minutos más tardes, agregó: "Es un gran honor y estoy ansioso por conocer a Su Majestad la Reina. Será el momento más especial para mí". 

La ceremonis, fue el primer compromiso de Isabel II frente a una persona de la población desde que se retiró, el 19 de marzo, al castillo de Windsor con su esposo, el príncipe Felipe, debido a la pandemia.

"Capitán Tom", quien participó en la Segunda Guerra Mundial, había recogido la suma sin precedentes de 33 millones de libras, homologada por la Academia Guinness. Con pequeños pasos y provisto de su andador, hizo 100 vueltas a su jardín de Bedfordshire antes de su centenario, el 30 de abril.

Poco más de tres semanas antes, se había lanzado el desafío de conseguir 1.000 libras (1.257 dólares) para las asociaciones relacionadas con el servicio público de salud, el NHS, que ha estado en la primera línea de la lucha contra el nuevo coronavirus.

La historia de este veterano y la afluencia de donaciones que generó, derritieron el corazón del público en el Reino Unido, el país de Europa más enlutado por la enfermedad del Covid-19 con más de 45.000 muertos.