La Unión Europea (UE) aprobó la nueva ley antimonopolio para los gigantes de internet, luego de constatar que las normas de libre competencia no han evitado el abuso de poder de las plataformas, lo que llevó a Bruselas además a abrir cuatro causas contra Google, otras tantas contra Amazon, tres contra Apple y una contra Meta.

"Lo que hemos aprendido en estos años es que podemos corregir en casos puntuales, podemos sancionar comportamientos ilegales, pero cuando las cosas se vuelven sistemáticas, entonces también necesitamos regulación", afirmó la vicepresidenta del Ejecutivo comunitario para la Era Digital, Margrethe Vestager, tras el acuerdo alcanzado sobre el fin de la semana pasada.

Las instituciones europeas pactaron la directiva que regula las tiendas de aplicaciones móviles, las búsquedas en internet, restringe el uso que los gigantes de internet hacen de los datos personales y modifica las reglas de la publicidad personalizada, el principal negocio de las plataformas.

Prohibición

Cuando la normativa entre en vigor el año que viene, los usuarios tendrán que poder eliminar las aplicaciones móviles que una compañías haya instalado por defecto en los dispositivos móviles, por ejemplo el buscador Google Chrome en los teléfonos del sistema operativo Android.

También tendrán que tener la opción de instalar una tienda de aplicaciones móviles distinta a la que ofrece la marca del dispositivo, de tal manera que los usuarios de Android puedan recurrir a la App Store de Apple y viceversa.

Los gigantes tampoco podrán favorecer sus propios productos en los servicios de búsqueda y estarán obligados a permitir que los usuarios adquieran bienes directamente desde las páginas web de otras empresas.

La normativa prohíbe a las empresas combinar los datos personales que adquieren de los usuarios a través de sus múltiples servicios (que Meta cruce la información que obtiene de su servicio de mensajería WhatsApp), a no ser que tengan un consentimiento expreso de los clientes.

Respecto a la publicidad personalizada, los usuarios también tendrán que dar su consentimiento sobre la forma en que las compañías recogen y cruzan sus datos personales.

Publicidad

No obstante, la Eurocámara no ha logrado que salga adelante la prohibición de los anuncios personalizados a los menores, medida que podría incluirse en la ley de servicios digitales, la segunda de las leyes con las que Bruselas persigue a las tecnológicas, a punto de ser acordada y que exige transparencia en el funcionamiento de los algoritmos.

Las grandes tecnológicas se mostraron "recelosas" ante la nueva legislación. Google afirma que la norma "tendrá un impacto significativo" y apoyan las directivas "en torno a la elección del consumidor y la interoperabilidad". En cambio, ha señalado que "algunas de las reglas" pueden reducir la innovación y la elección disponible para los europeos.

Desde Apple, el portavoz de la compañía Fred Sainz, aseguró a The Verge que algunas disposiciones "crean vulnerabilidades innecesarias" de privacidad y seguridad a los usuarios. Además, de prohibirle a Apple cobrar la propiedad intelectual en la que "invierten mucho". 

noticias relacionadas