Reducir la dependencia de Asia en productos farmacéuticos será una de las prioridades de Alemania durante su presidencia pro témpore de la Unión Europea (UE) a partir de julio, anunció el ministro de Sanidad del gobierno que lidera Angela Merkel.

"Europa debe depender menos de Asia para los productos farmacéuticos. Todos los ministros de Salud de la UE están sacando esa conclusión de la epidemia del coronavirus", aseguró Jens Spahn durante una reunión de los ministros de Salud por videoconferencia.

El responsable alemán avanzó que será "uno de los temas principales de la presidencia alemana de la UE" en el segundo trimestre de 2020 y abogó por ofrecer "incentivos financieros para trasladar la producción" de sustancias activas a Europa.

La crisis "ha amplificado o exacerbado los problemas que sabíamos que existían (…), pero ahora es más evidente que nunca que necesitamos un enfoque estratégico para limitar la dependencia con respecto a fabricantes y países y que hay que crear los medios para producir medicamentos esenciales en la UE", dijo la comisaria de Sanidad, Stella Kyriakides.

El abastecimiento en sustancias activas suele ser objeto de preocupación en el sector médico, máxime cuando la mayoría de los sitios de producción se deslocalizaron a países asiáticos.

El 80% de las sustancias activas utilizadas en medicamentos en la UE proceden de países terceros, con India y China concentrando el 60% de los sitios de producción, según un informe del Senado francés de 2018.

"Incluso antes de la pandemia la escasez de medicamentos era un problema en muchos Estados miembros. Ya habían comenzado los debates, incluido en el Consejo, para abordar las vulnerabilidades en el aprovisionamiento", recordó Kyriakides.

La funcionaria añadió que la nueva estrategia farmacéutica se centrará en ese asunto para abordar "la disponibilidad, sostenibilidad y seguridad del suministro" de productos.