La Comisión Europea presentó una estrategia para regular el desarrollo y el uso de las tecnologías digitales dentro de la Unión Europea y expresó la esperanza de que las leyes correspondientes se elaboren antes del fin de este año, informó la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen.

"La UE publicó su plan, ideas y medidas, para desarrollar las tecnologías informáticas en las mejores tradiciones europeas: transparencia, democracia, confianza y seguridad, (...) empiezan las consultas con los principales actores en el mercado de información, sindicatos, figuras públicas y gobiernos de los países miembros de la UE, para preparar los proyectos de ley correspondientes hacia los finales del año", dijo la funcionaria, reportó el sitio web Sputnik.

Según la Comisión Europea, su estrategia "presenta una sociedad europea impulsada por soluciones digitales que sitúan en el lugar preferente a las personas, abre nuevas oportunidades para las empresas y da impulso al desarrollo de una tecnología fiable que fomente una sociedad abierta y democrática y una economía dinámica y sostenible".

De acuerdo con el plan, la UE "desarrollará y proseguirá su propio camino para convertirse en una economía y una sociedad digitales competitivas a escala mundial, basadas en valores e inclusivas, al tiempo que continúa constituyendo un mercado abierto, pero basado en normas, y colaborando estrechamente con sus socios internacionales".

La Comisión Europea fijó como uno de los objetivos convertirse en "líder de una inteligencia artificial fiable".

"Contamos con excelentes centros de investigación, sistemas digitales seguros y una posición sólida en robótica, así como unos sectores manufactureros y de servicios competitivos, que abarcan desde la automoción a la energía, pasando por la asistencia sanitaria o la agricultura", destaca la iniciativa.

Así, se prevé movilizar recursos para acelerar la implantación de la inteligencia artificial (IA), incluido entre las pymes, y crear para ello unas normas claras "que aborden los sistemas de IA con un elevado nivel de riesgo sin suponer una excesiva carga para los que entrañan unos riesgos menores".

"Para los casos de riesgo elevado, como los que afectan a los ámbitos de la salud, las actividades policiales o el transporte, los sistemas de IA deben ser transparentes y trazables y garantizar una verificación humana", subraya el texto.