El presidente del ejecutivo europeo, Jean-Claude Juncker, afirmó que el acuerdo nuclear con Irán "es de importancia primordial para la paz mundial", y subrayó que la Unión Europea (UE) no desea "verlo arder" tras la salida de Estados Unidos.

Juncker encabeza la Comisión Europea (CE), el organismo ejecutivo del sistema de instituciones de la UE, que en todo momento se opuso a la salida de los Estados Unidos de dicho pacto, que se produjo el martes 8 de mayo pasado.

Después de una reunión con el secretario general de la ONU, António Guterres, el político luxemburgués aseguró en rueda de prensa que "queremos mantener con vida el acuerdo concluido entre los diferentes socios e Irán".

Agregó que "no queremos ver arder este acuerdo porque pensamos que es de importancia primordial para la paz en la región afectada y, más allá, para la paz mundial", informó la agencia de noticias EFE.

Juncker participó de una cumbre europea informal en Sofía, de la que esperaba que surja "una actitud común, un enfoque común, consensuado" en las relaciones con Washington en lo referente a Irán, pero prefirió no revelar las propuestas que la CE llevaría a la capital búlgara.

Advirtió que los medios con que cuenta la UE "son limitados, pero los explotaremos en su totalidad".

Guterres, por su parte, afirmó que la ONU apoya "totalmente" los esfuerzos de Bruselas para "rescatar" el tratado nuclear con Teherán, y que en lo inmediato no espera ninguna iniciativa sobre sanciones relacionadas con Irán en el Consejo de Seguridad.

Desde el momento en que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rompió unilateralmente el pacto firmado en su momento por su predecesor, Barack Obama, la UE buscó asegurar su supervivencia, y empezó a tomar medidas para garantizarla, informó por su parte la encargada comunitaria de política exterior, Federica Mogherini.