La Unión Europea (UE) condenó la decisión "unilateral" del presidente Donald Trump de restringir los vuelos de Europa a Estados Unidos por el coronavirus, y sus autoridades recalcaron que la enfermedad no respeta fronteras y se combate con cooperación.

Trump anunció el miércoles por la noche que todos los vuelos desde Europa se suspendían por 30 días, pero funcionarios estadounidenses aclararon después que la medida se aplicará sólo a la mayoría de ciudadanos extranjeros que hayan estado en la zona de viajes europea libre de pasaporte, dentro de un período de 14 días previo a su arribo a Estados Unidos.

"La Unión Europea desaprueba el hecho de que la decisión de Estados Unidos de imponer una prohibición de viajes desde Europa se tomó de manera unilateral y sin consultas", expresaron los presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en un comunicado conjunto.

"El coronavirus es una crisis global, no limitada a ningún continente, y requiere cooperación más bien que acciones unilaterales", agregaron.

Los líderes de la UE rechazaron la insinuación de Trump de que Europa no está tomando suficientes medidas para combatir el coronavirus, y afirmaron que el bloque de 27 naciones "está tomando fuertes acciones para limitar la propagación del virus", según un reporte de la agencia de noticias Europa Press.

El espacio de viajes europeo libre de pasaportes, conocido como de Schengen, abarca 26 países, incluyendo a miembros de la UE, como Francia, Italia, España, Alemania y Bélgica -donde el bloque tiene sus principales instituciones-, pero también a otros que no pertenecen al club comunitario, como Suiza, Noruega e Islandia.

Las restricciones anunciadas por Trump no aplican al Reino Unido, donde el número de casos confirmados ha alcanzado los 460, ni a Irlanda, que no es parte de Schengen.

Según las últimas cifras del Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades, en Europa se han confirmado más de 17.000 casos de Covid-19, con más de 700 muertes.

En la mayoría de las personas, la infección del nuevo coronavirus cursa con síntomas leves, como fiebre y tos. En otras, especialmente adultos mayores o personas con problemas de salud preexistentes, puede provocar patologías severas, como neumonía.