En medio del resurgimiento de los contagios a nivel mundial por la variante Delta, un documento de la Unión Europea (UE) reveló que hasta el momento sus países miembros solo donaron una ínfima parte de las vacunas excedentes contra el Covid-19 prometidas. De los 160 millones de dosis que la UE tiene previsto entregar a naciones menos desarrolladas antes de fin de año, solo el 3% fue repartido

A pesar de que el organismo europeo se comprometió a ayudar a los países de bajos recursos incapaces de adquirir dosis suficientes para inmunizar a su población, hasta el 13 de julio había donado menos de cuatro millones de vacunas, según un documento interno elaborado por la Comisión Europea.

Con una población adulta de 365 millones de personas, los miembros de la UE recibieron hasta ahora unas 500 millones de dosis de los laboratorios Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Johnson & Johnson. A su vez, esperan casi mil millones extra para fines de septiembre.

Si se comparan esos números, la UE recibió suficientes vacunas para inocular completamente al 70% de sus adultos, mientras que Sudáfrica sólo dio una dosis al 7% de su población adulta y Nigeria sólo al 1%.

El documento oficial estableció que los países de la UE se comprometieron a compartir unas 160 millones de dosis, en su mayoría a través del mecanismo Covax dispuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, en el texto no hay un cronograma de entregas para cumplir el objetivo de despachar esa cantidad para antes de fin de año, tal como se prometió desde Bruselas

Desde la Comisión Europea declinaron hacer comentarios sobre el documento filtrado y la cantidad de donaciones, y solo le limitaron a subrayar que estas decisiones las toman los Gobiernos nacionales. De hecho, las dosis que se distribuyeron hasta el momento fueron en su mayoría a países y territorios con un vínculo con el Estado donante. 

Las donaciones europeas incluso son pequeñas en comparación a las más de 15 millones de dosis distribuidas por Estados Unidos en el último mes a países de África, Asia y América Latina como parte de su compromiso de donar 80 millones de vacunas, una gran parte de ellas también a través de Covax.