El cielo nocturno sobre Ashkelon y Tel Aviv se iluminó de nuevo estas últimas noches: los misiles de defensa del sistema "Cúpula de Hierro" de Israel interceptaron los cohetes de Hamas antes de que pudieran alcanzar áreas residenciales. Cómo es el sistema de defensa antimisiles que ha estado protegiendo a Israel durante diez años.

Antimisil en Israel 

El ejército israelí informó que más del 90% de los 200 misiles lanzados por Hamas fueron interceptados por el sistema de defensa "Iron Dome", una versión mejorada del sistema de defensa aérea, perfeccionados después de que Irán amenazara con arrasar ciudades como Tel Aviv y Haifa. 

Ataque en Israel

El Iron Dome fue desarrollado por Rafael Advanced Defense Systems Ltd. una  empresa de tecnología de defensa, fundada en 1948, como parte de la división científica de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). 

En el sitio oficial de RAFAEL, se menciona la tasa de defensa del 90 por ciento, en el sistema que se desarrolló durante dos años y medio y que también podrían utilizar las fuerzas armadas estadounidenses.

Iron Dome 

El famoso sistema israaelí es móvil, lo que lo permite moverse y reubicarse regularmente para que los ataques no logren su objetivo. El Iron Dome consta de un radar, un centro de control y cuatro unidades de lanzamiento para 20 misiles interceptores cada una. 

Los expertos revelaron que no todas las unidades iniciales están en uso, hasta el momento solo dos están en funcionamiento, y una siempre se encuentra lista para la defensa, la cuarta es utilizada como reserva. 

 

¿Cómo funciona el sistema para proteger a un país de los misiles?

Los científicos dijeron que para lograr la intercepción de los misiles, el radar calcula la trayectoria de vuelo y el punto de impacto del misil enemigo inmediatamente después de su lanzamiento. Y describieron que si el lugar del impacto se encuentra en la zona que se va a proteger, los misiles interceptores se lanzan manualmente. 

La información brindada por la empresa, señala que una batería de cúpula de hierro puede defender un área de 150 kilómetros cuadrado contra ataques de misiles y artillería, lo que a la vez permite detectar hasta seis objetos que se acercan al mismo tiempo. 

Desde su creación hasta el momento, el Iron Dome llevó a cabo 2500 misiones de intercepción con éxito, según indicaron desde la empresa.