La demanda de crédito a la banca por parte de las empresas en la zona euro registró en el último trimestre de 2019 un retroceso del 8,01%, la primera caída del dato desde el cuarto trimestre de 2013, según revela la última edición de la encuesta de préstamos bancarios, elaborada por el Banco Central Europeo (BCE).

Esta caída de la demanda de crédito de las empresas en el cuarto trimestre de 2019 fue especialmente significativa en España, con un descenso del 40%, tras el retroceso del 30% en el tercer trimestre, mientras que en Francia bajó un 2%, después de incrementarse un 29% en los tres meses anteriores.

Por su parte, la demanda de crédito de las empresas en Alemania creció un 6%, ligeramente por debajo del 9% del tercer trimestre, mientras que en Italia se estancó, después de haber bajado un 20%, reportó la agencia Europa Press.

De cara a la evolución de la demanda de crédito bancario por parte de las empresas de la zona euro, las entidades consultadas por el BCE anticipan que seguirá a la baja, con una caída prevista del 9% en el primer trimestre de 2020.

Por su parte, los criterios de concesión de préstamos a las empresas en la eurozona prácticamente se mantuvieron constantes, con apenas un 1% de entidades reportando un endurecimiento de las condiciones, tras relajarse ligeramente en los tres meses anteriores.

En el caso de los préstamos a los hogares para la adquisición de vivienda, la banca de la eurozona endureció levemente sus condiciones (1%), después del ligero relajamiento registrado en el último trimestre de 2019 (-2%) "en línea con las expectativas" como consecuencia de las presiones competitivas y las perspectivas favorables sobre el mercado inmobiliario y la solvencia de los compradores.

Entre las mayores economías del euro, los bancos endurecieron sus criterios de concesión de hipotecas en España y Francia, mientras que los mantuvieron en Alemania y los relajaron en Italia.

"El ajuste en España se debió principalmente por la percepción del riesgo relativo a la actividad económica", indicó el BCE.

La demanda de préstamos para la adquisición de vivienda se incrementó en Francia, Alemania e Italia, pero cayó en España, donde se registró el segundo descenso trimestral consecutivo.