Matteo Salvini, líder de la ultranacionalista Liga Norte y aliado del ex premier italiano Silvio Berlusconi para las elecciones del 4 de marzo, afirmó ayer que "el euro fue un experimento fallido" para el país y adelantó que en caso de llegar al gobierno trabajará para lograr una salida de la moneda común "en caso de que se derrumbe".

"Si llego al gobierno pondré un grupo de expertos a analizar un plan para evitar que los italianos sufran daños en caso de un derrumbe de la moneda única", planteó Salvini en diálogo con corresponsales en la asociación de prensa extranjera de Roma. "Mi objetivo es la revisión de los tratados. El euro es un experimento fallido. Nos dañó cuando entramos y no queremos que nos dañe si tenemos que salir, por eso un plan para esa posibilidad", explicó el líder xenófobo, candidato a primer ministro en los comicios que tendrán lugar en 10 días.

"Ser parte del club del euro nos cuesta muchos millones. Si no me da ventajas, probaré rever los tratados. El euro sólo les ha hecho bien a los alemanes", agregó el referente milanés de 44 años.

Salvini integra junto a Berlusconi y otros dos grupos de derecha la coalición que todas las encuestas ubican como la favorita para ganar las elecciones del mes próximo. Salvini, quien se ha mostrado como la cara más euroescéptica de la coalición, buscará ser elegido primer ministro en caso de que Liga Norte obtenga más votos que Fuerza Italia dentro de la coalición y para eso le pidió "pactos claros" a Berlusconi.

Con posiciones extremas en varios temas, en los últimos días pidió legalizar la prostitución, renovó su rechazo a los migrantes y llegó a sugerir que el fascismo hizo "cosas buenas" en Italia en la época de Benito Mussolini.