Desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca el endeudamiento bruto de EE.UU. creció un 16%, en una economía que atraviesa el periodo de crecimiento más largo de la historia y con la tasa de desempleo más baja desde la Guerra de Vietnam.

En este punto, el día de Halloween el pasivo estadounidense superó los 23 billones de dólares, siguiendo una tendencia que la Reserva Federal (Fed) ve "insostenible", de acuerdo con El País de España.

Explican los especialistas que el déficit público suele reducirse cuando la economía crece, debido a que el aumento de la recaudación asociada al ciclo, en paralelo a la mejora de lo beneficios empresariales, contribuye a reducir los números rojos. A esto se suma que al haber más personas ocupadas, se reduce el gasto en programas de asistencia social. Pero en la era Trump "ocurre justo lo opuesto", dijo el analista David Wessel, de Brookings, ya que el agujero presupuestario en lugar de achicarse creció casi un 50% pese a la caída del desempleo hasta su menor nivel en medio siglo.

El ejercicio fiscal en curso concluirá con un déficit público de 984.000 millones de dólares, el 5,6% del PIB estadounidense. Es la brecha más grande entre ingresos y gastos registrada en siete años, y supone un crecimiento del 26% en un año, dice El País. "Es alarmante", considera Marc Goldwein, experto del Comité para un Presupuesto Federal Responsable. "Es la primera vez que sucede con la economía creciendo", agregó, y a continuación explicó que el motivo principal del deterioro es el incremento del gasto ùque creció un 8,2%, más del doble que los ingresosù en combinación con la rebaja de impuestos aprobada hace dos años, que sumará 1,9 billones al déficit durante una década.

El tema desvela a la autoridad monetaria estadounidense. "Me preocupa mucho", afirma el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. "Es una cuestión que debe afrontarse. No hay elección". Lo mismo dice John Williams, jefe de la Fed de Nueva York. "Se mida como se mida", advierte, la tendencia es "insostenible" y empeoró algo más con los estímulos fiscales. Por eso pide que "no se espere al último minuto".

La precaria situación de las cuentas públicas, además, pone a EE.UU. en una posición de debilidad ante países como China, su principal acreedor. Esto debido a que cualquier cambio en las prioridades de inversión de Beijing puede ejercer una presión enorme en la capacidad de Washington para responder a sus obligaciones de pago.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos