España no volverá a los niveles previos a la pandemia en términos de deuda pública y déficit presupuestario al menos hasta el 2026, según se desprende de las últimas previsiones elaboradas por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

De acuerdo con la base de datos actualizada de la institución y el informe 'Monitor Fiscal', España tiene en estos momentos una ratio de deuda pública del 120,2% sobre el producto interno bruto (PIB), tres décimas más que al cierre de 2019 y casi 25 puntos más que en 2019.

El Fondo estima que España rebajará ese porcentaje hasta un 116% desde 2022 y no estima ningún descenso más para los años posteriores. En concreto, el organismo prevé un nivel de deuda del 116,4% en 2022, del 116,2% en 2023, del 116,3% en 2024, del 116,8% en 2025 y del 117,5% en 2026.

Mercado laboral

La evolución del déficit presupuestario también experimentará una tendencia similar. Tras haber despuntado hasta el 11% en 2020 como consecuencia de la pandemia, tras el 2,9% de 2019, el FMI prevé que se reducirá este año al 8,6 por ciento. Posteriormente caerá al 5% en 2022 y se estabilizará por encima del 4% en los años siguientes: el 4,4% en 2023, el 4,2% en 2024, también el 4,2% en 2025 y el 4,3% en 2026.

Este desequilibrio se puede apreciar también en las ratios de ingresos fiscales y gastos del Gobierno en relación con el PIB. Mientras que durante 2020 y 2021 la ratio de ingresos fiscales se elevó hasta el 41,3% y el 42,1%, respectivamente, en los años posteriores se reducirá, en parte debido al incremento del propio PIB.

En lo que respecta al mercado de trabajo, la tasa de desempleo cerrará en 2021 situada en el 15,4%, una décima menos que el año pasado. Para 2022 bajará al 14,8% y ya en 2023 se situará en el 14,1%, la misma tasa que en 2019, antes de la crisis.