La economía de China retrocedió el 1,6% en los primeros seis meses de 2020 en relación con el mismo período del año pasado, comunicó la oficina nacional de estadística.

"Según los datos preliminares, el PIB de China alcanzó 45.661 billones de yuanes en el primer semestre de 2020 [aproximadamente USD6.5 billones] , situándose un 1,6% por debajo del mismo período del año pasado", dice un informe.

Entre abril y junio, sin embargo, se registró un crecimiento del 3,2% tras la caída del 6,8% en el trimestre anterior.

El periódico Global Times destaca que el resultado del segundo trimestre "es mejor de lo esperado, y una sorpresa agradable para los arquitectos de la política de China que tomaron la decisión drástica de confinar todo el país en enero para frenar el brote de COVID-19, lo que ayudó a frenar la enfermedad y allanó el camino para el rebote de la economía".

La producción industrial de grandes empresas de China creció un 4,4% en el segundo trimestre tras haberse reducido un 8,4% en el primero, y cerró la primera mitad del 2020 con una bajada del 1,3% anual.

La inversión en activos fijos disminuyó un 3,1% entre enero y junio en comparación con el primer semestre de 2019.

El comercio minorista, lastrado por la pandemia, se desplomó un 11,4% en relación con la primera mitad de 2019.

Los ingresos disponibles per cápita alcanzaron los 15.666 yuanes, un aumento nominal del 2,4% sobre el primer semestre del año pasado. Ajustados a los precios, cayeron un 1,3%.