El producto interno bruto ( PIB) de China subió un 4,9% interanual en el tercer trimestre del 2020, un crecimiento del 1,7% en comparación con los resultados del segundo trimestre, de acuerdo con el informe del Buró Nacional de Estadísticas.

Después de una caída del 6,8% en el primer trimestre y la contracción del 1,6% en la primera mitad del año —causada por el cierre y medidas de confinamiento aplicadas por Beijing para acabar con el brote de coronavirus en el país—, China volvió a crecer, expandiendo su PIB entre enero y septiembre de este año un 0,7% interanual, señaló la agencia oficial Xinhua.

De acuerdo con el informe, los principales indicadores mostraron mejoras generales: la producción industrial aumentaron el 5,8% y las ventas minoristas registraron su primera expansión trimestral, alcanzando un crecimiento interanual del 0,9% en el tercer trimestre.

Los expertos chinos e internacionales destacan el crecimiento sostenible del PIB del gigante asiático, mientras que varios países del mundo se enfrentan a una recesión económica por el impacto de la pandemia de coronavirus. Así, el Fondo Monetario Internacional estima que China será la única gran economía que crecerá este año y su PIB aumentará un 1,9 por ciento.

Además, el organismo internacional pronostica que el crecimiento de la nación asiática acelerará al 8,2% el próximo año.

"La economía de China continuó su rápido repunte el último trimestre, ampliando la recuperación y volviéndose menos dependiente del estímulo impulsado por la inversión", cita la CNN a Julian Evans-Pritchard, economista senior para China de la consultora de investigación económica Capital Economics. El analista indicó que "los datos mensuales muestran que el crecimiento aún se estaba acelerando de cara al cuarto trimestre".

El medio indica que dichos resultados destacables fueron logrados gracias a la estricta política de Beijing en relación con el control de sus ciudadanos y el cierre total por el coronavirus que, a pesar de ser criticada por varios países occidentales, permitió acabar con el brote a nivel nacional. Además, el Gobierno chino introdujo una serie de paquetes de estímulo, proporcionando fondos para ayudar a los consumidores y las empresas frente a las pérdidas económicas, que culminaron en un crecimiento sostenible. 

"Que China haya sido capaz de crecer tan rápido como lo hizo dada la debilidad del resto de la economía mundial en este momento, es bastante significativo", dijo Steve Cochrane, economista en jefe de Moody's Analytics para Asia-Pacífico, citado por CNBC.

Eswar Prasad, profesor de economía en la Universidad de Cornell, también dijo al mismo medio que los últimos números del PIB de China son "impresionantes" mientras que el resto del mundo se encuentra en una recesión "grave" debido a la pandemia, y agregó que China seguirá siendo importante para la demanda en la región asiática.

"Cuando la economía de China funciona mejor, el mundo puede relajarse. Sin este repunte, la incipiente recuperación global estaría parada sobre un hielo aún más delgado", destacó Bloomberg en un artículo de opinión.