El Departamento de Comercio de Estados Unidos informó este jueves que la economía norteamericana cayó 3,5% en 2020, el peor desempeño desde 1946.

El escenario recesivo interrumpió el crecimiento de 2,2% de 2019, lo que representó la primera caída anual del Producto Bruto Interno (PBI) desde la Gran Recesión de 2007-09. 

En tanto, la Reserva Federal (FED por sus siglas en inglés) anunció este miércoles el mantenimiento de su tasa de interés de referencia a un valor cercano a cero y se comprometió a seguir inyectando dinero a través de la compra de bonos, mientras que alertó por el "ritmo de recuperación" de la actividad y el empleo "se ha moderado en los últimos meses".

El presidente Joe Biden presentó un plan de recuperación por valor de USD1,9 billones y podría utilizar el informe del PBI para apoyarse en algunos legisladores que se anticiparon su rechazo por su magnitud, poco después de que el gobierno proporcionara casi USD900.000 millones en estímulos adicionales a finales de diciembre.

Recuperación interrumpida y rebrote

En el cuarto trimestre, el PBI aumentó a una tasa anualizada del 4%, muy por debajo de lo proyectado luego del recrudecimiento de contagios por la pandemia de coronavirus y la falta de un nuevo paquete de asistencia lo que impactó en una menor capacidad de compra de los consumidores y eclipsaron parcialmente el mercado de fabricación y la vivienda.

Con este balance, el Producto Bruto Interno quedó muy por debajo de su nivel a fines de 2019.

Todavía sin poder estabilizar el escenario sanitario, los economistas esperan que el crecimiento se desacelere aún más en el primer trimestre de 2021, antes de recuperar la velocidad en el verano a medida que se activa el estímulo adicional y más estadounidenses se vacunan.

 

Los sectores más golpeados

El sector de servicios fue el más castigado por la recesión provocada por el coronavirus, y afectó de manera desproporcionada a los asalariados con ingresos bajos, que suelen ser mujeres y minorías. De acuerdo al reporte de Reuters, este comportamiento consolida la llamada recuperación en forma de "K", en la que a los trabajadores mejor pagados les va bien mientras que a los trabajadores peor pagados les va perdiendo.