Las medidas impuestas para combatir el nuevo coronavirus resultarían en una contracción de las economías latinoamericanas de un 30%, dijo el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en una entrevista transmitida por la Institución Brookings y reseñada por el sitio web Sputnik.

"Los estados miembros [de la OEA] perdieron su reciente crecimiento económico y ahora están viendo contracciones del 30%", indicó Almagro, citando proyecciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico ( OCDE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL) advirtió en un reciente informe sobre una pandemia de hambre pendiente en la región debido a la caída de los ingresos y al aumento de los precios de los alimentos como resultado de la crisis generada por el nuevo coronavirus.

El informe predijo que las nuevas medidas para frenar la enfermedad respiratoria COVID-19, causada por el coronavirus, llevarían a otros 16 millones de personas más a la pobreza extrema este año, en una región donde casi 54 millones ya experimentaban inseguridad alimentaria severa.

En este sentido, la titular de la CEPAL, Alicia Bárcena, señaló recientemente que "el valor de las exportaciones también está cayendo a menos de 15%; y la caída de la demanda y la paralización de la oferta nos llevarán al cierre de aproximadamente tres millones de empresas, sobre todo micro, pequeñas y medianas, lo que incrementará en 12 millones el número de desempleados, y en más de 30 millones el de personas en situación de pobreza, llegando a 215 millones en esta condición".