El producto interno bruto (PIB) de la Unión Europea descendió entre enero y marzo de 2020 un 3,5% en relación con el trimestre anterior y un 2,7% en comparación con el mismo período de 2019, según una estimación preliminar de Eurostat.

En la zona euro, el PIB desestacionalizado registró una caída del 3,8% trimestral y el 3,3% anual en los primeros tres meses del año, informó el sitio web Sputnik.

En el período de octubre a diciembre de 2019, las economías de la zona euro y de la UE se habían apuntado un crecimiento anual del 1,0 y el 1,3%, respectivamente. El crecimiento sobre el trimestre previo había sido del 0,1% en el área del euro y del 0,2% en el conjunto del bloque comunitario.

En términos trimestrales, según el comunicado Eurostat, los descensos registrados entre enero y marzo "son los más pronunciados que se observan desde 1995".

Comparadas con el primer trimestre del año anterior, son las caídas más graves desde el tercer trimestre del año 2009.

En aquel período, los descensos habían sido del 4,5% en la zona euro y del 4,4% en la UE.

La economía italiana sufrió un bajón del 4,7% en los tres primeros meses de 2020 a causa del impacto económico de la pandemia del COVID-19, comunicó el Instituto Nacional de Estadística (ISTAT).

"Se estima que en el primer trimestre de 2020 el producto interno bruto (…) disminuyó en 4,7% respecto al trimestre anterior y en 4,8%" respecto a los tres primeros meses de 2019, informó el ISTAT.

Según precisó la institución, "la caída del PIB es de una dimensión jamás registrada desde el inicio del periodo de observación de la actual serie histórica que inició en el primer trimestre de 1995".

La caída de la economía nacional fue debida a "una disminución del valor añadido en todos los principales componentes productivos" y a la contracción de la demanda.

El pasado 17 de abril el Banco de Italia evaluó la caída del PIB en el primer trimestre en un 5%.

Según las previsiones del Fondo Monetario Internacional, difundidas el pasado 14 de abril, en 2020 el PIB italiano podría contraerse en un 9,1% para volver a crecer en un 4,8% en 2021.