El ministro de Justicia y Seguridad Pública de Brasil, Sérgio Moro, es más popular en ese país que el propio presidente Jair Bolsonaro, según una encuesta publicada por el instituto de opinión Datafolha.

De acuerdo con el sondeo, “el 53% evalúan su gestión (de Moro) como óptima o buena, otros 23% la consideran regular y un 21% la definen como pésima”, mientras que el presidente cuenta con unos índices más modestos: el 30% considera su gestión óptima o buena, el 32% regular y el 36% pésimo.

Moro es el exjuez que, como punta de lanza de la promocionada Operación Lava Jato, condenó en primera instancia al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) abriéndole paso a su posterior inhabilitación como candidato por la ley de Ficha Limpia, y desde su entrada en el gabinete de Bolsonaro se especula sobre la posibilidad de que sea candidato presidencial en las elecciones de 2022.

Los otros dos integrantes con mayor valoración positiva dentro del Gobierno brasileño son el ministro de Economía, Paulo Guedes; y la ministra de Mujer, Familia y Derechos Humanos, Damares Alves, con un 43% y un 39% respectivamente de brasileños que consideran sus gestiones como buena u óptima.

Mientras que desde otro punto de vista, el ministro más impopular es el de Educación, Abraham Weintraub, (el 31% considera su gestión pésima), seguido por el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, con un 28% de brasileños que desaprueban totalmente su gestión.