La situación económica, el rumbo de la gestión y el posicionamiento internacional que intentó imponer el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no parece estar dándole buenos resultados entre la aprobación. En seis meses, la aprobación del gobierno del presidente brasileño ha caído del 38,9 por ciento en febrero al 29,4 - comparando entre febrero y agosto- y también subió su imagen negativa, según un estudio de CNT/MDA publicado ayer por la prensa brasileña. El porcentaje de brasileños que consideran en forma negativa al gobierno ha pasado del 19 al 39,5 por ciento.

A nivel personal, la aprobación del mandatario ha caído del 57,5 al 41 por ciento y la desaprobación ha crecido del 28,2 al 53,7 por ciento, según el estudio, según el estudio, elaborado a partir de entrevistas realizadas entre el 22 y el 25 de agosto.

Solo el 9,5 por ciento de los entrevistados consideran que Bolsonaro está cumpliendo con sus promesas de campaña y el 45,4 por ciento creen que lo está haciendo al menos en parte. El 40 por ciento creen que no está cumpliendo con sus promesas electorales.

En cuanto a las tareas mejor valoradas, encabeza la lista la lucha contra la corrupción (31,3 por ciento), la seguridad (20,8 por ciento) y la reducción de cargos y ministerios (18,5 por ciento). Las áreas peor valoradas en la gestión de Bolsonaro son las que tienen que ver con Sanidad (30,6 por ciento), Medio Ambiente (26,5 por ciento) y Educación (24,5 por ciento).