Los precios al consumidor en Estados Unidos aumentaron en junio comparado con el mismo mes del año anterior, al paso más rápido en seis años debido entre otros ítems a los precios del combustible, de los seguros automotrices y los alquileres inmobiliarios.

Si bien el índice de precios al consumidor subió apenas un 0.1% en junio, la inflación trepó un 2.9% con respecto al año anterior, la cifra más alta desde febrero del 2012, informó el Departamento del Trabajo. Los precios básicos, que excluyen las categorías más volátiles de alimentos y combustibles, aumentaron un 0.2% en junio y en 2.3% con respecto al año anterior.

El fuerte crecimiento económico y la gran oferta de productos impulsaron a la inflación por encima de la meta de 2% fijada por la Reserva Federal, luego de estar por debajo durante seis años. Esa es una de las razones por las cuales el banco central estadounidense subiría las tasas de interés al menos dos veces más este año.

La tasa inflacionaria preferencial de la Fed aumentó a un paso más moderado, en 2.3% en los últimos doce meses. Pero la mayoría de los economistas opinan que la institución aumentará las tasas de interés cuatro veces este año en su intento por mantener a raya la inflación sin desalentar el crecimiento económico.

Los consumidores y las empresas están gastando más, y las firmas camioneras apenas han podido contratar a suficientes empleados para transportar bienes. Esto impulsó los precios de los envíos, elevando los costos para los negocios que a su vez los remiten a los consumidores. Las medidas arancelarias recientes, además, elevaron los precios de la madera y las máquinas lavarropa.

En junio los precios de la gasolina aumentaron en 0.5 por ciento y han subido 24.3 por ciento en los últimos 12 meses. Ello ha llevado el combustible a casi 3 dólares por galón, cercenando los beneficios que se habían percibido por el recorte de impuestos aprobado el año pasado.

Aun así los precios de la gasolina podrían estar estabilizándose. En promedio se situaron en 2.88 dólares el galón el jueves, una disminución de 3 centavos con respecto al mes anterior.

Los alquileres domiciliarios subieron 0.3% en junio y los costos generales de la vivienda han aumentado en 3.4% el año pasado. Las pólizas de seguro automotrices aumentaron en 0,3% el mes pasado y subieron 7.6% en el año transcurrido.