Después de un mes de ofensiva y con un ejército afgano debilitado, los talibanes lograron entrar sin mayores dificultades en Kabul, la capital de Afganistán, y retomar el poder en el país 20 años después. Subidos a sus camionetas equipadas con rifles de asalto, escopetas y hasta cañones, los integrantes del grupo islámico colmaron las calles. Sin embargo, hay una particularidad: todos sus vehículos, tanto camionetas como SUV, eran de la marca Toyota. ¿Coincidencia? Al contrario: la marca japonesa tiene una larga historia en el continente y, sobre todo, en conflictos armados. 

Los productos Toyota se convirtieron en una fija para los Talibanes, a tal punto que sus productos se los asocia directamente con el grupo de Oriente. A la marca, claro está, le llega un marketing inesperado, pero, con un conflicto político de por medio, la fama no parecería ser conveniente. La gestión de la reputación de la marca representa más de un tercio de los usos de la monitorización y escucha de las redes sociales, lo cual influye como factor clave para los consumidores.

¿Por qué las camionetas Toyota invadieron Kabul? Según indicó el periodista Samanth Subramanian, las ventajas de contar con vehículo Toyota dentro de Afganistán son muchas, desde su resistencia al terreno y su acceso al aire acondicionado para hacer frente a las altas temperaturas de la región.

Por otra parte, un investigador independiente de los conflictos en África, Asim Elhag, asegura que ha visto decenas de Toyotas Land Cruisers con algunas modificaciones como cañones antiaéreos.

Toyota 

La marca se convirtió a lo largo de los años, en una parte  fundamental de la lucha talibán por controlar a toda una población dispersa, algo que también se ha visto en otras regiones del mundo como Siria e Irak.

La relación de la marca Toyota con los talibanes de hace varios años, la primera vez que adquirieron el producto de la marca fue para interrumpir el palacio presidencial, en 1966. 

Según diversos periodistas de India Today, los combatientes entraron a la capital de Afganistán con “tanques y camiones Toyota Hilux cargados de municiones”. 

“Desde sus Land Cruisers y Hiluxes, los talibanes estaban listos para saltar y golpear a las mujeres por mostrar un atisbo de tobillo o para encerrar a un hombre en un contenedor de envío durante tres semanas hasta que su barba creciera a la longitud aprobada. O, lo más lamentable, arrastrar a un adúltero o blasfemo acusado al estadio de fútbol para ejecutarlo ”, se lee en un artículo de The New York Times, en donde se afirma que los vehículos son una parte clave de la intimidación y aplicación de “la ley”.

La larga historia de Toyota en Medio Oriente

Según reportó The Next Web, las milicias han utilizado durante mucho tiempo camionetas Toyota como vehículo de guerra, especialmente en el Medio Oriente. Las camionetas son ligeras, ágiles, de bajo consumo de combustible y se adaptan bien al terreno local. En 2013, se reportó que se podían comprar 266 Toyota por el costo de un solo tanque. "Además, es más confiable que un tanque y más fácil de mantener", escribió el periodista Kyle Mizokami. 

Y no fue solo en Afganistán. En Somalia, uno de los países más afectados por las guerrillas, muchos grupos usaron camionetas marca Toyota, a tal punto de que algunos funcionarios de ayuda humanitaria comrparon los vehículos a terroristas para asegurarse de que la ayuda llegue a su destino.  

La Guerra de los Toyota, un conflicto poco conocido de Medio Oriente

Más atrás en el tiempo, en la década de 1980, hubo incluso una "Guerra de los Toyota". Así se denominó al último episodio de las guerras intermitentes entre Libia y Chad por la Franja de Aouzou que empezaron en 1973. Allí, las pickup se usaban para proporcionar movilidad a las tropas chadianas mientras luchaban contra los libios.

Nuevas medidas de Toyota en sus productos 

El modelo 2022 del Toyota Land Cruiser, vehículo que salió a la venta en Japón apenas el pasado 2 de agosto, requiere de un contrato en el que el comprador se compromete a no revender el vehículo en un año, así lo indicaron diversos medios japoneses. En caso de hacerlo, incluso podrían conseguir una sanción.

Esto se explica, principalmente, por el temor a que sus vehículos se compren y modifiquen con armas, luces, jaulas y otros artefactos que se han visto a lo largo de los años. De hecho, en 2015  ABC News informó que funcionarios antiterroristas de Estados Unidos le pidieron a Toyota que los ayudara a determinar cómo ISIS había logrado adquirir todas las camionetas y SUV en vehículos de propaganda terrorista en Irak, Siria y Libia.

Toyota respondió rápidamente: "tenemos una política estricta de no vender vehículos a compradores potenciales que puedan usarlos o modificarlos para actividades paramilitares o terroristas". Sin embargo, aclararon que es imposible rastrear vehículos robados y aquellos comprados y vendidos por intermediarios.  

Por otra parte, Toyota aseveró que la intención de esta decisión era controlar el flujo del Land Cruiser, que tiene precio alrededor de los 46.500 dólares estadounidenses y “es particularmente popular en el extranjero”.