Hace ya más de un año que China sigue una marcha inusual de un grupo de 16 elefantes salvajes a lo largo del país. Hoy, después de más de 500 kilómetros recorridos, todos los animales descansaron todos juntos por primera vez. Quienes no descansan, sin embargo, son las autoridades chinas, que día y noche mueven un enorme operativo de grandes costos para monitorear el recorrido y mantenerlos a salvo.

Todavía es un misterio por qué los animales salieron de la reserva natural en Xishuangbanna Dai, donde estaban en marzo de 2020, y fueron hacia el norte. Según explicaron expertos, los elefantes salvajes hacen estos recorridos en busca de comida, algo inusual porque en la reserva donde estaban tenían de sobra. 

En noviembre de 2020, la manada llegó al condado de Mojiang, ciudad de Pu’er, donde uno de los elefantes dio a luz a una cría. El 16 de abril de este año, los 17 elefantes ingresaron al condado de Yuanjiang en la ciudad de Yuxi. Una semana después, dos de los elefantes se separaron de la manada y regresaron al condado de Mojiang. El resto prosiguió su viaje hacia el norte.

El viaje de los elefantes comenzó en marzo de 2020

Aunque la marcha lleva ya mucho tiempo, no fue hasta la semana pasada que las autoridades chinas se dieron cuenta la cantidad de kilómetros que los elefantes habían recorrido, por lo que desplegaron un operativo que cuenta con un esquema de monitoreo de 24 horas, 410 personas, 120 vehículos y 14 drones para rastrear y escoltar a la manada y garantizar la seguridad de los animales. A todo esto se suma que las autoridades locales también los han alimentado con dos toneladas de comida.

Además del costo de este enorme operativo, en China ya se fijan los destrozos que provocaron los elefantes con su paso, ya que atravesaron campos y ciudades enteras y se llevaron todo por delante. Los informes dicen que los elefantes han dañado o destruido cultivos por valor de más de un millón de dólares.

Un descanso merecido para los elefantes en China

Este martes, la manada entera decidió dormir por primera vez en 12 días. No es que venían de un severo insomnio, pero no suelen dormir todos juntos, sino que generalmente tres o cuatro elefantes duermen mientras otros tres o cuatro elefantes vigilan cerca.

El grupo comenzó a descansar alrededor de las 07:00, hora local, cuando se tendieron lentamente en el suelo, según explicó Chen Shengyao, un miembro del personal que monitorea la manada de elefantes en la brigada de extinción de incendios forestales de Yunnan.

Los elefantes durmieron juntos por primera vez

Para no despertarlos ni molestarlos, Chen dijo que el equipo de monitoreo ajustará el dron a la altura máxima a 350 metros de la manada cada vez que descansen. Sin embargo, su descanso no puede durar mucho porque, según los expertos, los elefantes generalmente no pueden permanecer acostados por mucho tiempo debido a su gran peso, para evitar que sus órganos internos tengan problemas con la presión.

Las imágenes tomadas el lunes los muestran cansados del periplo, acurrucados en un bosque en las afueras de las capital provincial, Kumming. En un momento, una cría se agita sobre su lomo, con el tronco y las patas hacia arriba, antes de subirse a un adulto que descansa y volver a dormirse.

Operativos masivos para proteger a los elefantes

Yuxi, una ciudad que tuvo el agrado de ver pasar a los elefantes, desplegó cientos de camiones a lo largo de una autopista para disuadir a la manada de acercarse, informó Beijing News la semana pasada. Los conductores comieron y durmieron en los vehículos durante días, incluso cuando escucharon a los elefantes moverse después del anochecer, dijo el periódico en un videoclip publicado en línea.

Algunos conductores se presentaron en una casa de retiro y metieron sus valijas en algunas de las habitaciones, lo que provocó que un anciano se escondiera debajo de su cama, según los residentes entrevistados por el canal en línea Jimu News, citado por NBC.

Algunas ciudades evacuaron a su población para dar paso a los animales

La agencia de noticias Xinhua informó el jueves que la manada a última hora de la noche del miércoles había llegado al distrito de Jinning en las afueras de Kunming, una ciudad de 7 millones de habitantes que es la capital de la provincia de Yunnan.

El gobierno del distrito semirrural emitió un aviso instando a los residentes a no dejar maíz u otros alimentos en sus patios que pudieran atraer a los animales y evitar el contacto con ellos. Estaba "prohibido rodear y mirar boquiabiertos a los elefantes" o molestarlos con petardos u otros materiales, decía el aviso.

No está claro cuándo y cómo se devolverán los elefantes a la reserva. Los elefantes son los animales terrestres más grandes de Asia y pueden pesar hasta 5 toneladas.