El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, aseguró que "la mayor disyuntiva que tiene planteada Venezuela es la paz o la guerra, por eso nuestro insistente llamado a la serenidad a las partes involucradas y a la prudencia a la comunidad internacional”.

Vázquez, junto con la representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, abrieron hoy la conferencia del Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela

El presidente afirmó también que la reunión internacional en Montevideo tiene la finalidad de explorar consensos y articular acciones en busca del "clima de serenidad, comunicación y acuerdo político que Venezuela necesita imperiosamente para resolver la grave crisis institucional política, economía y social que hoy la afecta”.

A propósito de la postura de Uruguay, Vázquez afirmó que la misma es coherente con las normas del Derecho Internacional a las que adhiere el país. Y se preguntó: “¿Acaso lo que sucede en Venezuela no sucedió o puede ocurrir en otros países?" a lo que agregó: “sabemos que no es un recorrido fácil, pero hay que emprenderlo, porque los problemas de la democracia se resuelven con más democracia, no con menos, con diálogo y paz”, insistió.

Por su parte la representante de la Unión Europea destacó que la intención del grupo es “contribuir a una solución pacífica y democrática”, y afirmó que no se trata de imponer procesos y soluciones a los venezolanos. "La tarea que nos ocupa es urgente" afirmó la italiana Mogherini.

"El objetivo tampoco es establecer una mediación o negociación directa, pero creemos que una iniciativa internacional es importante para una salida democrática a través de elecciones libres, transparentes y creíbles”, agregó.

Según dijo, la finalidad del encuentro internacional en Montevideo "es promover el entendimiento común de la situación” en Venezuela y tener “un enfoque concentrado de la comunidad internacional”.