En un mundo en el que la pandemia de coronavirus demostró que las distancias son cada vez menores y las fronteras cada vez más permeables, grandes grupos humanos siguen luchando todavía por encontrar su lugar en la aldea global: los migrantes.

Las imágenes de la semana última llegadas del enclave español de Ceuta, en Africa, mostraron con toda su crudeza el drama de cientos de personas que buscaban pasar a territorio europeo en pos de un futuro mejor, distinto, que se les niega en su lugar de origen. Pero las autoridades españolas decidieron militarizar la frontera, acorde con las directivas de la Unión Europea (UE), que hace años ha intentado (con poco éxito, hay que decirlo) erigir una suerte de "fortaleza" que impida la llegada de más desesperados al territorio del bloque.

Pero el tema de los migrantes ilegales no es sólo europeo, sino que se extiende en todas direcciones. En América del Norte, todavía no terminó de desactivarse el Muro que el ex presidente Donald Trump quiso levantar en la frontera con México, también para frenar a los pobres y desesperados que buscan el oxidado "Sueño Americano". 

Objetivos

Y es que los Estados Unidos de América han sido el principal país de destino de los migrantes internacionales desde 1970. Desde entonces, el número de personas nacidas en el extranjero que residen en el país se ha cuadruplicado con creces, pasando de menos de 12 millones en 1970 a cerca de 51 millones en 2019, según el Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2020, de la Organización de las Naciones Unidas ( ONU).

Según la Oficina de Aduanas y Protección fronteriza (CBP), sólo en el mes de abril de este año se registraron las mayores cifras de migración ilegal de los 20 últimos años: más de 178.000 personas llegaron de manera irregular, en muchos casos poniendo su vida en riesgo, según reseña France24.

De todas maneras, el 60% de los migrantes que logran tocar suelo estadounidense son devueltos a sus países de origen. Solo los menores que llegan sin ningún adulto o las familias con niños menores de seis años están consiguiendo quedarse en EE. UU. Y no precisamente porque el Gobierno de Biden así lo haya decidido, sino porque México no deja que los devuelvan.

El estudio de la ONU estima que en el mundo hay cerca de 272 millones de migrantes internacionales, y que casi dos tercios de ellos son migrantes laborales. Si bien esta cifra sigue siendo un porcentaje muy pequeño de la población mundial (el 3,5%), el número y la proporción de migrantes internacionales ya superan algunas proyecciones hechas para el año 2050, que pronosticaban un 2,6%, o 230 millones.

El documento señala que los patrones de migración varían de una región a otra, ya que mientras que la mayoría de los migrantes internacionales nacidos en África, Asia y Europa residen dentro de sus regiones natales, la mayor parte de los migrantes de América Latina y el Caribe y América del Norte residen fuera de las regiones en que nacieron. 

Venezolanos

Otro dato relevante reseñado por el informe de la ONU es el que marca que más de la mitad de los migrantes internacionales del mundo (141 millones) vivían en Europa y América del Norte. Y que las remesas giradas a nivel mundial por los trabajadores migrantes a sus familias de origen, alcanzaron en 2020 los 689.000 millones de dólares.

La falta de perspectivas de progreso económico en sus lugares de nacimiento, sumado a factores como la violencia estatal o paraestatal, las persecuciones políticas e incluso la incidencia del cambio climático en las matrices productivas regionales, empujan a diario a miles de personas a la búsqueda de mejores lugares para vivir. Lo que no puede generar otra cosa que tensiones en las zonas fronterizas, como se ve en Ceuta, en la frontera mexicana, y en muchos otros lugares.

Algo que además es utilizado como combustible para impulsarse por los partidos de ultraderecha como Vox en España, o la ultraizquierda en Perú, que avanzó hasta el balotaje presidencial haciendo campaña contra el grupo migrante más grande de ese país: los venezolanos.

Al sur del continente, los miles y miles de venezolanos que salen de su país hace años ya comienzan a ser mal mirados en muchos lugares, según indica un artículo reciente de la Agencia France Press, que puntualiza que cerca del 60% de los más de 5,4 millones de migrantes venezolanos afincados a lo largo y lo ancho del continente no tienen papeles. Y la mayoría, unos 1,7 millones, vive en Colombia, por delante de Perú, Chile y Ecuador, según el sitio Frontera Viva.

Los llamado "venecos" -agrega France Press- son responsabilizados por la inseguridad, la delincuencia, el desempleo, los déficits públicos, los problemas en los hospitales, y hasta por el aumento en los divorcios.

Y el discurso xenófobo se ha ido imponiendo en Chile, Ecuador, Brasil y Perú, además de Colombia, donde el barómetro de xenofobia, una herramienta creada por universitarios y oenegés en Colombia para medir el "odio" contra los migrantes venezolanos, ha hecho un análisis de los insultos.

Juan Emilio L., un indocumentado venezolano de 31 años, terminó instalándose en Chile tras pasar por Colombia, Ecuador y Perú. "Es un pueblo más cerrado y está difícil sacar papeles, pero la verdad es que te dejan trabajar y no se meten contigo ni te repudian como sí me pasó en otros países", dice a la AFP. "El peor, Perú, ahí no nos quieren ver ni en pintura".

No obstante, la semana pasada un grupo de expertos de Naciones Unidas instó al Gobierno de Chile a suspender de inmediato las deportaciones de extranjeros que se iniciaron como parte de un plan para desincentivar la migración irregular y que busca expulsar del país a más de un millar de personas este año.


Desempleo

"El Gobierno de Chile ha de detener de inmediato estas expulsiones colectivas de inmigrantes ya que estos tienen derecho a una evaluación individual de sus casos", señaló la organización desde Ginebra y difundió en sus redes la oficina de ONU de Derechos Humanos en América del Sur.

El Ejecutivo anunció hace un mes el inicio de un proceso con el que pretende expulsar a unos 1.500 extranjeros durante 2021 en 15 vuelos distintos, amparándose en la nueva Ley de Migración que se promulgó hace un mes que facilita las deportaciones.

El primer vuelo partió el 25 de abril con destino a Caracas para devolver a un grupo de 55 personas en situación de irregularidad migratoria. Previo a su expulsión, "muchas de las personas habrían permanecido detenidas, en situación de incomunicación y sin acceso a asistencia legal", alertaron desde la institución.

El desempleo es otro de los problemas que afligen a los migrantes que consiguen pasar a otro país. Un ejemplo al respecto: la desocupación entre los inmigrantes hispanos, sin tener en cuenta su estatus migratorio, se ha duplicado en Estados Unidos, pasando del 4,8% en enero de 2020 a 8,8% en febrero de este año, según el Migration Policy Institute. Activistas y trabajadores sociales en estados como Nueva York o California dicen que los inmigrantes más vulnerables, que no suelen calificar para ayudas económicas públicas, también se quedan sin techo.

Más notas de

Hector Medina

Acceso al crédito, impulso al consumo y proyecto de país, la agenda pyme post electoral

Acceso al crédito, impulso al consumo y proyecto de país, la agenda pyme post electoral

Escasez de chips, y fletes y alimentos más caros impulsan una suba de precios global

¿Y a qué se debe el incremento de precios?

La inclusión digital, una de las claves para la postpandemia en la región

La creciente expansión de la tecnología 4G y las inminentes licitaciones del espectro 5G abren una ventana de oportunidad para brindar nuevas herramientas a la población

Una nueva arquitectura financiera global para resolver el problema de la deuda

Deuda y una nueva arquitectura financiera global

Trámites en un click: Documentación digital y apps estatales, el futuro de la identificación global

Abrir una cuenta bancaria o presentar una declaración de impuestos se podrá realizar desde el propio teléfono celular

La migración ilegal, un problema que atraviesa las fronteras continentales

La migración ilegal, un problema que atraviesa las fronteras continentales

Hidrógeno verde, otra alternativa para generar divisas en la región

Las grandes potencias económicas deberán importar el 60% del hidrógeno verde que consuman, lo que abre una ventana de oportunidad  para los países que puedan producirlo y exportarlo

El teletrabajo permite que el sector público mejore su competitividad

El teletrabajo permite que el sector público mejore su competitividad

8M: Las leyes y la pandemia dificultan avanzar en la reducción de la brecha de género

8M: Las leyes y la pandemia dificultan avanzar en la reducción de la brecha de género

Las "relaciones carnales" con Washington, el sello del menemismo en política exterior

Las "relaciones carnales" con Washington, el sello del menemismo en política exterior