El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa, Hans Kluge, aseguró que la mitad de las más de 100.000 muertes en el continente por coronavirus ocurrieron en geriátricos, algo que calificó de "tragedia inimaginable" que podría evitarse en el futuro con mejoras en esos centros.

En una declaración a la prensa en Ginebra, el doctor Kluge dijo que una situación "profundamente preocupante" está saliendo a la luz respecto del impacto del coronavirus en residencias para ancianos, donde los cuidados han sido "a menudo notoriamente olvidados".

El funcionario agregó que los empleados de muchos geriátricos europeos tienen un exceso de trabajo y una mala remuneración, y pidió que se provea de vestimenta de protección y mayor apoyo a estas personas, a las que calificó de "los héroes no celebrados" de la pandemia.

El director de la OMS para Europa agregó que aunque en algunos países la curva parece estar estabilizándose, la pandemia está muy lejos de haber llegado a su fin, informó la cadena BBC.



"Heredamos los valores europeos y nuestras oportunidades de esas generaciones pasadas, por lo que debemos cuidar de ellas, es nuestro deber y no podemos dejar a nadie atrás", dijo sobre los ancianos.

"Es urgente ajustar la forma en que estas instalaciones operan, buscando un equilibrio entre los requisitos de los residentes y sus familias con garantías de que estos servicios son seguros y el personal está bien protegido", recalcó en referencia a los geriátricos.

Kluge señaló que, aunque la Covid-19, la enfermedad que causa el nuevo coronavirus, es especialmente peligrosa en pacientes de avanzada edad, "incluso los más mayores, con salud frágil, tienen posibilidades de recuperarse de la enfermedad si son bien cuidados".

Más de 110.000 personas han muerto en Europa por coronavirus.