El líder del Partido Popular, Pablo Casado, respondió al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que su fuerza política no apoyará la reforma previsional planteada por el Poder Ejecutivo.

Casado recalcó que así su partido muestra "responsabilidad" porque la norma en la que ya ha comenzado a trabajar el Gobierno no garantiza la sostenibilidad del sistema en el futuro.

El líder del PP respondió de esa manera al llamamiento que Sánchez hizo a la oposición, a la que pidió hacer a un lado la "crispación" y la "confrontación" para avalar por unanimidad en el Congreso y el Senado el proyecto de ley aprobado esta semana por el Consejo de Ministros.

Defiende además Casado que Sánchez "se ha atrevido a decir que los partidos que quieran pensiones sostenibles en el tiempo la apoyemos", pero "es que no se cansan de mentir, porque es exactamente lo contrario".

Solidaridad

Por su parte, el presidente del Gobierno aseguró que el consenso sobre el sistema público de pensiones se rompió en 2013, cuando el Ejecutivo de Mariano Rajoy (PP) aprobó una reforma cuyas medidas más destacadas, como el índice de revalorización de pensiones y el factor de sostenibilidad, quedarían derogadas con la nueva propuesta.

Casado consideró contraproducente "acabar con el factor de solidaridad intergeneracional" en un país como España, donde la pensión media ya es más alta que el salario medio. "¿Cómo se le explica a los jóvenes que, independientemente de cómo esté la curva demográfica y de lo que esté pasando en el bache económico que sufrimos, va a tener que haber, como en alguna localidad española y provincia, solo dos cotizantes por cada pensionista?", enfatizó.

Y cuestionó el "triunfalismo falso" del Gobierno al que le reclamó "un poco de humildad y un poco de sensibilidad" con la difícil situación económica que atraviesan muchas familias españolas.