La competitividad económica de los países de Latinoamérica se vió resentida por la irrupción de la pandemia, que provocó que las mejoras registradas en 2019 y 2020 se diluyeran, según el informe anual del Centro Mundial de Competitividad de la escuela de negocios suiza Institute for Management Development (IMD).

A nivel global, Suiza lidera la clasificación tras escalar desde la tercera posición, y se mantiene por delante de Suecia, que también mejora su puesto, y Dinamarca, según el estudio citado por el diario colombiano El Espectador.

Todos los países latinoamericanos que incluye la clasificación anual de la escuela, que estudia la prosperidad y la competitividad económica de 64 países del mundo, perdieron posiciones respecto al 2020.

En baja

En este sentido, durante el último año los países de la región analizados -Chile, México, Colombia, Brasil, Perú, Argentina y Venezuela- bajaron tres posiciones en promedio, y pasaron del puesto 54 al 57.

Las mayores caídas fueron las de Chile (que en 2017 ocupaba el puesto 35) y Perú, que perdieron cada uno seis puestos hasta situarse en el 44 y 58, respectivamente.

México y Colombia perdieron dos puestos hasta situarse en el 55 y el 56, respectivamente, mientras que Brasil bajó una posición hasta la 57.

El análisis del rendimiento económico es del que peor salen parados los países de la región, siendo Brasil, en el puesto 51, el que mejor puntuación obtiene tras avanzar desde la posición 56 que tuvo en 2020.

Diferencias

En eficiencia gubernamental, el vencedor casi sin oposición sigue siendo Chile, que se sitúa en el puesto 22, pese a caer dos posiciones, y salvo Perú, que alcanza el puesto 48, el resto de países se sitúan a la cola: Argentina (64), Venezuela (63), Brasil (62), México (59) y Colombia (58).

Respecto a la eficiencia empresarial, Argentina y Venezuela encabezan la clasificación por la parte de abajo, solo superados por Croacia.

En cuanta a infraestructuras, Venezuela, que vuelve a situarse en el último lugar, y Perú (60), son los que peor valoración obtienen.

El informe apunta que las economías más competitivas destacan por factores como la inversión en innovación, actividades económicas diversificadas y políticas públicas de apoyo.