El 93% de la población mundial se verá afectada por el Coronavirus en cuestiones económicas, sociales y laborales sin perjuicio de la multiplicación de casos de la enfermedad, una evaluación sanitaria a la fecha incierta. En mayor o menor grado y en la variopinta realidad de cada país, el mantenimiento de las fuentes laborales o de un piso de prosperidad están en zona de riesgo. Y los cambios en oficinas, industrias, servicios y producción no tienen freno ni pausa.

De esta forma lo detalló un relevamiento privado, en base a la consulta a trabajadores y desempleados, el cual anticipó que tales variantes abarcan el presentismo; la escala de valoración de empleos; el deterioro de calidad de labor para mujeres y los nuevos desafíos para la actividad global, entre las más relevantes. 

Sobre letras rojas remarcan una constante mundial: el temor a perder el empleo. Y eso se fundamenta con la proporción indirecta de que a economías más frágiles mayor riesgo de desocupación. Sólo los trabajadores a tiempo incompleto expresan un temor relativo a la pérdida de sus puestos, un fenómeno que se explica desde la diversidad de empleo, en algunos casos.

Pero no todos los sectores ven sobre ellos los nubarrones de las malas noticias, ya que aquellas personas con habilidades que tienen demanda en ascenso "pueden tomar decisiones salariales, trabajar por remoto, evitar desplazamientos y permanecer seguros en casa" explicó el informe.

Se prevé incluso que los trabajadores a tiempo incompleto y de servicios financieros tendrán mejor vida laboral después de la crisis, y la contracara negativa sería para los que se desempeñan en manufacturas o minoristas. "Lo que los trabajadores quieren", es el relevamiento del Manpower Group (MPG) sobre el escenario "actual e inminente" de labor en base a definiciones por edad, género y región en 8 países, a saber: Francia, Alemania, Italia, México, Singapur, España, Reino Unido y EE. UU.

Dicho mosaico es ilustrativo para mensurar al resto del mundo, asumen, como también que el Covid marcó el final del trabajo a tiempo completo en la oficina y lo que viene es un modelo híbrido que combinará lo laboral y el hogar. "Los empleadores deben priorizar la salud, bienestar emocional y cuidado" de su personal, enfatizó el MPG y detalló que 8 de cada 10 trabajadores pretende mejorar el equilibrio entre su familia y el trabajo.  

El 43% asume como "tiempo pasado" el horario de 9 a 18 y la mayoría prefiere ir de 2 a 3 días por semana a su trabajo. A todo vértigo los empleados antes "subvalorados" se convirtieron en "los héroes esenciales". Léase el personal de hospitales, supermercados, fábricas, centros de distribución, entrega de productos esenciales y no esenciales, entre no tantos rubros destacados. El aumento de la atención en las redes sociales también generó una nueva categoría de trabajadores, más reconocidos y cada vez más apoyados.

Riesgo sobre riesgos

Desde el MPG avizoran que la salud de los hombres podría verse más afectada por la crisis, mientras que las mujeres experimentarán un perjuicio económico y social a largo plazo, "más piedras sobre piedras", se presume. La desventaja para el género femenino es, pese a importantes avances recientes, histórica y vigente.

Como lo anticipó la Organización Internacional del Trabajo ( OIT) las mujeres son el sector de empleo más impactado por la pandemia. El analista Tomas Chamorro (Premuzic, MPG Chief) expresó además que "el home office no siempre funciona para la mujeres y es tentador pensar que el trabajo flexible será un gran ecualizador universal para las ellas. Pues esto no sucederá siempre. Trabajar desde casa podría acelerar la desigualdad subyacente al reducir aún más las oportunidades de establecer contactos cara a cara".

El investigador consideró también vislumbrar los riesgos de una nueva forma de "presentismo". En la mayoría de los casos, algunas personas compartirán el espacio físico, mientras que otras trabajarán de forma remota. Léase el "home office" aceleró su llegada para radicarse y allí se abre el desafío de equilibrar los tiempos de conexión y desconexión, o establecer con claridad la vida laboral y privada con diferencias nítidas.

Vale acotar que entre las mujeres se produce la mayor pérdida de empleo en pandemia y esto se valida en porcentajes alarmantes. Para el segmento arte, entretenimiento y administrativas hay un 63% de deterioro; el 59% en servicios de alojamiento y administración mientras que el rubro negocios alcanza al 54%, según la OIT.

La demanda de mano de obra también está cambiando. Surge la necesidad de expertos en ciber-seguridad; analistas de datos; desarrolladores de software y aplicaciones; rastreadores de contactos entre otros. Con la misma intensidad disminuyen las oportunidades en aviación, turismo y el entretenimiento.

Desde MPG le remarcaron a BAE Negocios que la investigación comprende además "las actitudes personales hacia el trabajo". En esa tónica detallaron que el estudio realizado en junio abarcó una muestra de 8.000 personas, incluidos desempleados, con base en hombres y mujeres de 18 años. "La crisis debería ser un catalizador para un nuevo futuro del trabajo, más flexible, más diverso y más orientado al bienestar de lo que jamás podríamos haber imaginado", alertando como recomendación expresa de que deben generarse "más oportunidades para muchos y no sólo para unos cuantos".

A la fecha estimaron que el rol del Estado se verificó en gobiernos que respondieron en pandemia para brindar ayuda, "pero los enfoques han variado", remarcaron. Algunos proporcionaron pagos por desempleo en forma directa (Estados Unidos), otros implementaron programas de reemplazo de salario, retención de empleo o permisos subsidiados para empleadores (Europa y Singapur). A medida que estos esquemas expiren y los gobiernos cesen, pausen o reasignen el apoyo del sector afectado, el impacto económico será más evidente.

Los trabajadores, según el paper, en su gran mayoría priorizan conservar su trabajo, mantenerse saludables, aprender y seguir desarrollando habilidades, con la misma intensidad de no querer volver a la antigua forma de trabajar. En cuanto a empleadores el MPG consideró que éstos deben incrementarse encuestas, canales de retroalimentación, consultas y comunicación "fundamentales para sobrellevar el año de la pandemia y lo que está dejará".

Más notas de

Luis Autalan

La CGT debate la unidad al ritmo del Frente de Todos

El Confederal de Azopardo, presencia de todos los sectores que integran la CGT, sin menoscabo de las divisiones

Ganancias: el Gobierno busca que no alcance a más del 10% de los asalariados

El ministro de Trabajo se reunió con el Presidente antes de realizar los anuncios

Rumbo a sus elecciones la CGT rechazó cualquier intento de reforma laboral

El primer paso para la renovación de la conducción de Azopardo en el Felipe Vallese

El salario mínimo subirá un 52,8%, se votó la mejora por unanimidad

El salario mínimo subirá un 52,8%, se votó la mejora por unanimidad

La CGT entre la calma por el nuevo gabinete y sus dudas clásicas por el rol de Cristina

La CGT saludó los cambios con elogios a Juan Manzur y también la ratificación de Claudio Moroni

La suba del salario mínimo marcará el primer paso en el plan reactivador del Gobierno

Un salario mínimo no alcanza para evitar la indigencia, como publicó BAE Negocios

Los gremios dividen su apoyo al Gobierno y preocupa la escalada política

La CTA Autónoma considera que lo esencial pasa por mejorar las condiciones de vida de trabajadores/as antes que diferencias  personales en el Gobierno

Trabajo no quiere adelantar el debate por la suba del salario mínimo

Trabajo no quiere adelantar el debate por la suba del salario mínimo

Al margen de los resultados de las PASO, las empresas mantendrán su política de empleo

Más allá de las PASO, las empresas mantendrán su política de empleo

Juez triunfó en una Córdoba teñida de amarillo

Juez cuestionó a Macri, quien apoyó a Negri en la interna