Un nuevo caso sospechoso de peste bubónica obligó a las autoridades de Mongolia a imponer una cuarentena obligatoria e indefinida en una región de la provincia de Zavkhan. El país aumenta sus restricciones ante la amenaza de la enfermedad que ya se cobró la vida de tres personas. Mongolia ya había dispuesto aislamiento para la ciudad de Khovd y otros cinco distritos de la provincia Govi Altai. 

Este domingo un residente de Uliastai, en Zavkhan, presentó síntomas que podrían relacionarse con la peste: fiebre, dolor de cabeza y dolor muscular. Ante esto, fue internado en un hospital local y nueve personas que estuvieron en contacto con ella fueron aisladas preventivamente por las autoridades sanitarias de la zona, informó la agencia china Xinhua.

El hombre, de 39 años de edad, había consumido una semana atrás carne de marmota junto a su familia. Este roedor suele tener la bacteria Yersinia Pestis, causante de la peste negra.

Desde el pasado sábado 25 de julio, las autoridades prohibieron la entrada y salida de Zavkhan y además dispusieron un régimen de cuarentena, no reunirse en grupos numerosos y no comer carne de marmota.

Mongolia quiere frenar los casos de peste bubónica

Mongolia ya había puesto en cuarentena a la ciudad de Khovd luego de que dos personas dieron positivo a esta enfermedad. Una semana después, la Comisión Municipal de Sanidad de Bayannur, en la región del norte de china de Mongolia Interior emitió una alerta sanitaria de nivel tres después de detectar un posible caso.

Los fallecidos a causa de la peste bubónica en Mongolia son tres: dos personas de la localidad de Tsetseg y un adolescente de 15 años, quien antes de ser internado había compartido un plato de carne de marmota con amigos. La muerte del joven impulsó un aislamiento en cinco distritos de Govi Altai.

Además de la batalla contra la peste bubónica, Mongolia se enfrenta como todo el mundo a la pandemia del coronavirus (Covid-19). Sin embargo, es uno de los países con menor cantidad de casos, y todavía no ha muerto nadie a causa de la pandemia. 

"Como resultado de estas medidas tempranas, el país fue capaz de ganar un tiempo muy valioso para fortalecer (su sistema de) preparación", explicaron a BBC Mundo desde la oficina regional de la OMS en Mongolia.

Los riesgos de la "peste negra"

Bandikhuu Amgalanbayar, director del Centro Nacional de Enfermedades Zoonóticas de Mongolia, señaló a la citada agencia que hasta 17 de las 21 provincias del país tienen riesgo de presentar casos de peste bubónica.

La Organización Mundial de la Salud ( OMS) dijo el pasado 7 de julio que supervisaba los casos de peste bubónica en China, enfatizando que la situación no representa una gran amenaza y está "bien gestionada".

Los roedores pueden ser transmisores de la enfermedad

"Por el momento no consideramos que haya un riesgo alto, pero estamos supervisando de cerca la situación, junto a las autoridades chinas y mongolas", indicó entonces una vocera de la entidad, Margaret Harris, durante una conferencia de prensa en Ginebra.

La OMS subraya que la peste es "rara" y que por lo general se encuentra en ciertas regiones del mundo donde aún es endémica.

¿Qué es la peste bubónica?

Peste negra o peste bubónica es como se le llama a la infección letal producida por la bacteria Yersinia pestis, transmitida a los humanos a través de la picadura de pulgas infectadas que habitan en ratas u otros roedores, o bien mediante la ingesta de estos animales. Puede ser mortal si no se trata con antibióticos de inmediato.

Sus síntomas son agresivos y se manifiestan entre 16 y 23 días después de la picadura, el que le dio el nombre de peste negra es precisamente la aparición de bubones negros que luego se rompen supurando un líquido con olor pestilente.

La peste bubónica puede ser mortal

El yersinia pestis, el organismo que provoca esta peste, vive en pequeños roedores de las regiones rurales y semirrurales de África, Asia y Estados Unidos. Según la Clínica Mayo -con varias sedes en EE.UU.

En la Argentina, específicamente en Buenos Aires, hubo un brote de peste bubónica, también conocida como peste negra, en diciembre de 1946, que fue combatido por el entonces secretario de salud del gobierno peronista, el doctor Ramón Carrillo.

A mediados del siglo XIV (entre 1346 y 1347) tuvo lugar la epidemia de peste bubónica más mortífera en la historia de Europa, la cual cobró la vida de unas 25 millones de personas, es decir, un tercio de la población europea.

Actualmente es posible prevenir la peste bubónica a través de la erradicación de roedores en las ciudades. También existen diversos antibióticos que son usados como tratamiento contra la infección, como la gentamicina, la doxiciclina y la estreptomicina, que reducen el riesgo de muerte a un 10%.

Síntomas de la peste negra

Estos son los síntomas más comunes de la enfermedad:

  • Fiebre alta, puede rebasar los 40 grados centígrados
  • Toser sangre
  • Sangrado por la nariz y otros orificios
  • Sed aguda
  • Manchas en la piel de color azul o negro causadas por hemorragias cutáneas.
  • Aparición de bubone negros en las ingles, axilas, brazos, piernas, cuello o tras las orejas, debido a la inflamación de los nódulos linfáticos
  • Gangrena en la punta de las extremidades
  • Los bubones se rompen y supuran líquido con olor pestilente