La concentración de contaminantes del aire en China en los últimos 30 días, por primera vez desde el inicio de la crisis del coronavirus, superó las cifras del mismo período del año pasado, según un informe presentado por el Centro de Investigación de Energía y Aire Limpio (CREA).

El estudio se basa en los datos referentes a las concentraciones de dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre, ozono y partículas PM2.5 obtenidos de 1.500 estaciones de monitoreo de calidad del aire.

"Los niveles de contaminación del aire se desplomaron durante la cuarentena nacional en febrero, alcanzaron un mínimo a principios de marzo y ahora han excedido los niveles anteriores a la crisis", dice la nota, replicada por medios internacionales.

El informe sugiere que esta situación aparentemente se debe a las emisiones industriales, ya que los niveles de contaminación del aire en las ciudades más grandes del país, Pekín y Shanghái, aún están por detrás de los indicadores del año pasado.

Se señala también que la contaminación ha aumentado más en las áreas donde se quema carbón.

"El regreso de los niveles de contaminación del aire resalta la importancia de establecer una economía verde y energía limpia como prioridades durante la recuperación de la crisis de coronavirus", afirma el organismo.

En este sentido, añade, "toda la atención se centra en China, ya que es la primera gran economía en volver a operar después de la cuarentena".

"Los anteriores períodos de recuperación en China, por ejemplo, después de la crisis financiera en 2008 y la epidemia de SARS en 2003, tuvieron que ver con un fuerte aumento de la contaminación del aire y las emisiones de dióxido de carbono", indican los expertos.