El presidente estadounidense, Joe Biden, alcanzó un 61% de aprobación tras poco más de un mes en la Casa Blanca, según un sondeo de Harvard CAPS/Harris para 'The Hill', por encima del 48% logrado por Donald Trump tras un mes como presidente.

El estudio eleva al 39% el número de estadounidenses que rechazan la labor de Biden al frente del país y revela una clara división por partidos en las opiniones.

Así, la gran mayoría de votantes demócratas apoyan a Biden, mientras que también son mayoría entre los votantes republicanos los que rechazan el desempeño del mandatario. Sin embargo, hasta un 31% de los votantes republicanos aprueban la labor de Biden.

Por otra parte, el 55% de encuestados apoyan la labor del Partido Demócrata, 7 puntos más que en enero, mientras que el 44% aprueban la labor del Partido Republicano.

"El presidente Biden está teniendo una luna de miel con los demócratas, no como Trump", explicó el director del estudio de Harvard CAPS/Harris poll, Mark Penn. "Es una oportunidad de crecer para el partido y la Presidencia", agregó.

Sin embargo, la mayoría (61%), cree que Biden, de 78 años, solo estará un mandato en la Casa Blanca, mientras que el 39% cree que volverá a presentarse en 2024.

En cuanto al futuro político de Trump, el 52% de los votantes republicanos creen que debería ser el candidato en 2024, muy por delante de otras opciones como el exvicepresidente Mike Pence (18%) o la diplomática Nikki Haley (7%). Si Trump decidiera quedarse al margen, Pence sería la primera opción (41%), seguido de Ted Cruz (16%) y Haley (10%).

Sobre las elecciones del pasado mes de noviembre, el 64% de los votantes republicanos creen que Trump fue el vencedor, como sostiene él mismo, y que hubo fraude electoral.

Los datos se conocieron horas después de que el expresidente Trump hiciera su reaparición pública en la Conferencia de Acción Política Conservadora de Orlando con una intervención llena de críticas a las políticas puestas en marcha por su sucesor, y en la que abrió la puerta a volver a ser candidato a la presidencia de Estados Unidos en 2024.

"Quién sabe, quién sabe. Podría incluso decidir vencerlos por tercera vez", dijo en referencia a sus rivales demócratas.

"Un presidente republicano regresará a la Casa Blanca. Me pregunto quién podrá ser", añadió.

Ante una audiencia formada por seguidores, Trump insistió sin aportar pruebas en que perdió en las elecciones de 2020 porque fueron "amañadas" e hizo un llamamiento a sus seguidores a mantener activo su movimiento político.

El expresidente apagó los rumores de que podría crear un nuevo partido, pero dejó claro que seguirá teniendo actividad dentro del Partido Republicano. "No voy a crear un nuevo partido. Tenemos el Partido Republicano. Se va a unir y a hacer más fuerte que nunca antes".