La industria automotriz de Brasil encadenó su tercera subida anual consecutiva y creció un 2,3% en 2019, año en el que se produjeron 2,94 millones de vehículos nuevos, entre automóviles, comerciales ligeros, camiones y autobuses.

Así lo informó ayer la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea), que detalló que también crecieron las ventas de vehículos, para alcanzar las 2,79 millones unidades, un volumen un 8,6 % superior al registrado en 2018, lo que consolida la paulatina recuperación del sector.

"Los números preliminares indican que Brasil puede pasar a ser el sexto mayor mercado automovilístico del mundo, por detrás de China, Estados Unidos, Japón, Alemania e India", dijo en rueda de prensa en San Pablo el presidente de Anfavea, Luiz Carlos Moraes.

Pese al optimismo que despiertan esas cifras, en diciembre de 2019 la industria automotriz brasileña produjo 170.500 vehículos, lo que representa una caída del 3,9% respecto al mismo mes de 2018, mientras que en comparación con noviembre pasado, la baja fue de un 25 por ciento.

En relación al balance anual, el empresario ponderó que una de las mayores preocupaciones del sector es el todavía alto nivel de desempleo, ya que el número de empleados en la industria automotriz cayó un 3,7% en la comparación anual y cerró diciembre con 125.596 personas ocupadas en el sector.

Asimismo, las exportaciones continuaron con una tendencia a la baja, con una caída del 32% en los doce meses de 2019, cuando sumaron un total de 428.200 frente a los 629.175 registrados en 2018.

En este sentido, Moraes apuntó que esa caída es consecuencia directa de la severa crisis económica que atraviesa Argentina, principal socio comercial de Brasil y destino de la mayoría de los vehículos exportados por el gigante suramericano.

El presidente de la patronal precisó que la "dependencia" del sector automotriz brasileño del país vecino es "muy fuerte" y que, a pesar del reciente cambio de Gobierno argentino todavía es pronto para poder hablar de "mudanzas significativas".

"No estamos viendo una retomada del mercado argentino, la inflación continúa muy alta y no esperamos un crecimiento de su economía a corto plazo", lamentó Moraes.

Así, la patronal se manifestó "muy conservadora" con las proyecciones de las exportaciones para 2020, cuando prevé una reducción del 11% en relación al año pasado: "También nos preocupan otros países de América Latina, como Chile y Colombia, cuyas situaciones merecen atención".

No obstante, Anfavea ve un escenario interno "positivo" para este año que, según los fabricantes brasileños, empieza "con mejores condiciones que el anterior" por los "avances" que vivió el país con la aprobación de algunas reformas.

En concreto, la patronal anticipa un crecimiento del 9,4% en las ventas y de un 7,3% en la producción, unas proyecciones que fueron trazadas en línea con la expectativa de que el producto interior bruto (PIB) brasileño crecerá alrededor de un 2,5% este año.