En medio de una crisis interna provocada por el acuerdo con el partido Demócrata Cristiano (CDU) de Ángela Merkel, el Partido Socialdemócrata alemán (SPD) designará hoy a una nueva líder que deberá convencer a su militancia para aprobar esa coalición de gobierno.

Tras la renuncia de Martin Schulz a la presidencia del partido, la ministra de Trabajo en la anterior legislatura y jefa parlamentaria del SPD, Andrea Nahles, tomará las riendas del SPD, con importantes desafíos por delante.

Si bien el nombramiento formal deberá ser refrendado en un congreso partidario, el SPD optó por hacer el relevo rápidamente convencido de que con un nuevo liderazgo disminuyen los riesgos de que los más de 460.000 afiliados voten en contra del acuerdo de gobierno pactado con Merkel en un referéndum vinculante que tendrá lugar en las próximas semanas.

Nahles, de 47 años, hereda una formación dividida, desorientada y víctima de una gran crisis de identidad que, sin embargo, ha sabido sacar rentabilidad del peor resultado electoral en su historia garantizándose los ministerios con mayor peso en el futuro gobierno germano, entre ellos el de Finanzas y de Relaciones Exteriores, precisó la agencia de noticias DPA.