Distintos grupos políticos negocian, en pleno receso estival del Parlamento británico, para eyectar a Boris Johnson de Downing Street antes de que ejecute su amenaza de abandonar la Unión Europea sin acuerdo. Y es que mientras el laborismo teje un pacto con los independentistas de Escocia ante la perspectiva de un adelanto de elecciones generales en otoño, un grupo de diputados contrarios al Brexit duro aboga por un Gobierno de unidad para frustrar ese escenario. Pero en ambos casos, para lograr frutos antes sería necesaria una moción de censura contra el primer ministro, que llegaría tras el receso, según publica el diario El País.

Como jefe de la oposición, corresponde al laborista Jeremy Corbyn presentar una moción de censura contra Johnson, que podría ganar con el apoyo de los escaños ùincluidos varios conservadoresù que no quieren dejar la UE sin un acuerdo con Bruselas. El gran objetivo de Corbyn es forzar la convocatoria de elecciones legislativas anticipadas para desbancar del poder a los conservadores. Las últimas encuestas no son, sin embargo, favorables al laborismo.

Aquí entra en escena el independentista SNP escocés, que se opone fuertemente a un Brexit duro, y que busca que haya un nuevo referéndum (hubo uno en 2014) sobre la independencia de Escocia. El laborismo, por primera vez, se dice dispuesto a "no bloquear" la convocatoria de un nuevo plebiscito soberanista a cambio de forjar una alianza poselectoral con el SNP en el caso de que se convoque a comicios anticipados. Aunque Nicola Sturgeon, jefa del Gobierno de Escocia, no es "una gran fan" de Corbyn, especialmente en cuanto a su cambiante posición sobre el Brexit, acaba de abrir la puerta a una "alianza progresista" con el laborismo para evitar que los conservadores retengan el Gobierno.

La perspectiva de que Corbyn suceda a Johnson al frente del Gobierno no seduce al frente multipartidario que quiere evitar a toda costa la salida de la UE en octubre. Ese bloque juega con el escenario del éxito de una moción de censura contra Johnson para proponer acto seguido un Gobierno de unidad nacional. El único propósito de esa operación sería parar el reloj del Brexit y pedir a la UE una prórroga.

No todos los diputados laboristas apoyarían esa iniciativa ùhay escaños ganados en circunscripciones que abrazan el Brexitù, pero sí una porción importante a la que se sumarían los europeístas del Partido Liberal Demócrata, los nacionalistas escoceses y galeses y un puñado de parlamentarios independientes. Esos son los cálculos del conservador Dominic Grieve, ex fiscal general, cabecilla rebelde entre sus propias filas y activista contra el Brexit duro.

Ante la posición de Grieve se ha plantado el principal asesor de Downing Street, Dominic Cummings, alegando que la victoria euroescéptica en el referéndum del 2016 no va a ser revertida, cualesquiera que sean los medios para cumplirlo. Cummings, el gran estratega de aquella campaña del Vote Leave apoyada en muchas mentiras, ha llegado a sugerir que si Johnson pierde una moción de censura no se sentirá obligado a abandonar el cargo inmediatamente.

Ver más productos

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos