Un total de 61 distribuidoras brasileñas de electricidad aprovecharán el paquete de rescate de 16.100 millones de reales (USD3.000 millones) dirigido a empresas con problemas de liquidez por la desaceleración económica causada por la pandemia de COVID-19, indicó en un comunicado Elisa Bastos, la directora del regulador eléctrico ANEEL.

Las compañías podrán acceder a préstamos con 19 bancos con un período de gracia de 11 meses. La deuda deberá pagarse en 54 meses y aplicará un interés anual de 2,9% sobre la tasa interbancaria brasileña CDI. El proceso es coordinado por el banco de desarrollo BNDES.

Los consumidores restituirán los fondos a través de las cuentas de electricidad durante cinco años, pero la operación está estructurada de manera tal que se eviten alzas tarifarias en los próximos doce meses. El alza de los niveles de morosidad es señalada por las empresas como la razón de los problemas de liquidez que atraviesan actualmente.

Este mecanismo ha sido elogiado por facilitar una solución a la crisis sin necesidad de acceder a recursos federales. Se adoptó una solución similar en 2014-2017 cuando las distribuidoras enfrentaron problemas de suministro termoeléctrico debido a una severa sequía que afectó la generación hidroeléctrica.