El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, anunció un recorte del gasto público de más de USD4.000 millones, que incluirá reducciones salariales de los trabajadores estatales. El mandatario justificó la medida asegurando que la grave situación financiera del país se profundizó por la emergencia sanitaria y económica provocada por la pandemia de coronavirus.

En un discurso grabado, Moreno defendió esta serie de medidas de ajuste "para paliar los estragos de la pandemia".